Historia repetida. Por ser sábado, el tren llevaba pocos pasajeros, si no hubiera sido una tragedia. (EFE)
Historia repetida. Por ser sábado, el tren llevaba pocos pasajeros, si no hubiera sido una tragedia. (EFE)

BUENOS AIRES (AFP).– Unos 99 heridos, ninguno grave, dejó el choque de un tren de pasajeros en la terminal Once de Buenos Aires, andén ferroviario donde en 2012 otro accidente causó 51 muertos y 700 heridos.

Los heridos fueron derivados a doce hospitales porteños, y aunque algunos permanecen en observación, "ninguno está grave o requirió terapia intensiva", precisó la ministra de Salud porteña, Graciela Reybaud.

El accidente se produjo en el andén 2 de la estación terminal, el mismo donde el 22 de febrero de 2012 un tren chocó contra el paragolpes, en una de las peores tragedias ferroviarias de Argentina.

Tras aquel accidente, el gobierno nacional anunció el cambio de todos los vagones, en pésimas condiciones, por coches que serán fabricados en China, mientras la justicia encausó a dos exsecretarios de Transporte y a empresarios encargados de la concesión que pasó a manos del Estado.

La tragedia fue un golpe para la popularidad del gobierno de Cristina Fernández y este nuevo accidente se produce a una semana de las elecciones legislativas del 27 de octubre.

"El tren pasó todas las revisiones técnicas sin observaciones y había sido sometido a una observación integral el martes último", dijo el ministro de Transporte de la nación, Florencio Randazzo, al descartar una falla de frenos.

Randazzo aseguró que la formación "ingresó a la terminal a mayor velocidad que la permitida" y que los dispositivos de control (GPS) indicaron que las paradas previas fueron realizadas "sin inconvenientes".

Respecto al maquinista, dijo que había dado negativo el rutinario control de alcoholemia previo a tomar servicio y que "nunca reportó fallas a la torre de control" a lo largo del recorrido.

Fuentes judiciales indicaron que la Policía halló en la mochila del maquinista el disco rígido de la cámara de seguridad de la cabina "manchado con sangre y doblado", en tanto peritos trabajan para recuperar la información.

El tren, de la línea Sarmiento que une la populosa periferia oeste con la Capital Federal, embistió las defensas de la estación terminal y varios de los vagones terminaron sobre el andén, según imágenes de la televisión.

La Policía cerró la terminal para realizar las pericias del caso en manos de la justicia federal.

El tren, cuyo servicio habitualmente traslada a cientos de personas a diario, viajaba semivacío por ser sábado, relataron testigos.

Julio, que viajaba en el tercer vagón, dijo a la prensa que tras el impacto los pasajeros increparon al maquinista.

"La gente le gritaba asesino y le tiraba piedras. Estaba tirado en el piso pero consciente. Vinieron los bomberos y se lo llevaron", dijo el testigo.

TENGA EN CUENTA

- El sistema ferroviario argentino fue privatizado en los años 90 durante el gobierno de Carlos Menem (1989-99), cuando se cerraron decenas de estaciones y ramales en todo el país.

- Desde entonces no se han hecho inversiones suficientes para mejorar el servicio. El accidente reavivó críticas contra el Gobierno de Cristina Fernández.