No solo los choferes son responsables de esta mala costumbre. Los pasajeros deberían protestar frente a este hecho. (USI)
No solo los choferes son responsables de esta mala costumbre. Los pasajeros deberían protestar frente a este hecho. (USI)

CÉSAR MARTÍNEZcmartinez@peru21.com

Pese a que se encuentra prohibido, hay miles de conductores en la capital –de vehículos particulares y de transporte público– que tienen la mala costumbre de hablar por su celular mientras manejan.

De acuerdo con la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional, en el 2012 se produjeron 1,750 accidentes vehiculares. De esa cifra, el 22.5% fue por el acto imprudente del chofer de conducir con una manos en el teléfono y con la otra en el timón.

Lo más lamentable de esta situación es que en 65 de los siniestros automovilísticos hubo, al menos, una víctima mortal (de un total de 546 accidentes fatales desencadenados por diversos actos negligentes).

Al respecto, el general PNP Clever Vidal Vásquez, jefe de la Dirección de Tránsito, manifestó que no solo los teléfonos móviles son altamente peligrosos.

Afirmó que, contra lo que muchos piensan, los accesorios que sirven para contestar las llamadas –como los hand free o los auriculares BlueTooth– también pueden ser mortales.

Estos aparatos hacen que se pierda la concentración. Lo mejor, según el general, es que se estacione el coche si es que se tiene la necesidad de contestar una comunicación telefónica.

"Imagine que le transmitan una noticia que le cause gran sorpresa, emoción o hasta una profunda tristeza. De hecho que perderá unos pequeños segundos que, en las pistas, pueden ser los últimos para el que maneja o para algún peatón", expresó en declaraciones a Perú21.

COMIENZA LA CAMPAÑAPara frenar toda esta situación, la Policía Nacional inició ayer una campaña de sensibilización y de información dirigida a conductores y a peatones. Su finalidad es alertar sobre el peligro de emplear el celular y, también, reducir los incidentes derivados del consumo de alcohol.

Tal como se hizo hace algunos años con la campaña para fomentar el empleo de los cinturones de seguridad –que tuvo gran éxito–, se repartirán volantes informativos durante una semana, aproximadamente.

Posteriormente se comenzarán a aplicar las sanciones que contempla para esta falta –considerada como grave– el Reglamento Nacional de Tránsito-Código de Tránsito, que se encuentra vigente desde el año 2009.

"Los pobladores saben que estas acciones están prohibidas y que merecen un castigo. No obstante, lo siguen haciendo. Hay que recordar que la norma no solo habla de los celulares, sino también de cualquier dispositivo que impida mantener las dos manos en el volante", puntualizó el alto oficial.

Si bien esta iniciativa ha sido lanzada en Lima, la misma se realizará a nivel nacional y se desarrollará durante todo el año, de manera continua, junto con el control y la fiscalización de los infractores.

EL MALDITO LICORDe otro lado, el general Vidal lamentó que aún haya personas que insistan en manejar en estado de ebriedad, lo que es considerado una falta muy grave.

Precisó que el año pasado fueron sorprendidos 7,755 conductores –en 1,180 operativos– que iban al volante con varias copas de más.

Incluso, en los últimos cuatro días del 2012 se presentaron 715 casos de "alcoholemia positiva", quizá 'motivados' por las fiestas de Año Nuevo. Se trata de los hechos detectados por las autoridades, pero habría muchos más.

"Es realmente preocupante el grado de irresponsabilidad al que llegan algunas personas", afirmó el jefe de Tránsito. Acotó que en esos cuatro días de celebraciones se produjo una muerte –el pasajero de una moto–, a diferencia de lo que ocurrió en 2011, cuando se registraron siete decesos.

En total, el alcohol ha sido responsable de 108 choques fatales el año pasado. Aquí se incluye a los que manejan con la influencia del licor y a los peatones ebrios (ver el recuadro).

Recordó que el solo hecho de manejar con copas de más merece una sanción que incluye, además de una multa, la retención del brevete y del vehículo.

Pero, si como consecuencia de este acto repudiable alguien resulta lesionado o muerto, el conductor podría ir a parar a una cárcel, tal como lo contempla el Código Penal.

FALTA DE CULTURASobre los accidentes de tránsito, el exministro de Transportes y Comunicaciones Enrique Cornejo sostiene que la "gran causa" de estos es la desidia de la gente.

"Por ejemplo, ¿por qué uno tiene que ser obligado a usar el cinturón de seguridad, cuando se trata de un acto que todos sabemos que puede salvarnos la vida?", preguntó.

Refirió que el tema de la educación vial debe ser incluido en los colegios. "Los profesores tienen que hacer una tarea muy importante. Pero también los padres, pues los niños copian sus ejemplos", recalcó Cornejo.

LO QUE DICE LA LEY

– Conducir haciendo uso de un celular, radio portátil o dispositivo similar es sancionado con el 8% de la UIT (S/.296), según el Reglamento Nacional de Tránsito-Código de Tránsito.

– Un chofer ebrio es castigado con el 50% de la UIT (S/.1,850) y con la retención del brevete y de la unidad. Adicionalmente, se procesa al infractor según las normas del Código Penal.