Salvador Heresi oficializó su candidatura. (César Fajardo)
Salvador Heresi oficializó su candidatura. (César Fajardo)

Salvador Heresi,Candidato a alcalde de LimaAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Luego de ser durante 12 años alcalde de San Miguel, Salvador Heresi cree que es el momento de apuntar más alto y presentarse a la alcaldía de Lima. Afirma que va a derrotar a los favoritos y, eso sí, advierte que necesita dos periodos para las reformas que desea implementar en nuestra ciudad. Oigámoslo.

¿Le ha acogido un vientre de alquiler?No. Con Perú Patria Segura tenemos un acuerdo político que se origina porque mi partido, Perú +, no existe en firme, está en vías de inscripción. Renzo Reggiardo es una persona cercana y, con la licencia de Perú +, postulo a la alcaldía de Lima por su partido.

¿Qué le pidió a cambio?No ha habido ningún toma y daca, tan solo la preocupación por darles una opción distinta a los vecinos de Lima y construir una ciudad del Primer Mundo.

¿Cuántos regidores pondrá Reggiardo, cuántos candidatos distritales?Su gente ingresará a fortalecer nuestra candidatura, pero el criterio de selección que ha primado es la capacidad de gestión y una trayectoria limpia.

¿Hace cuánto surgió la opción de ir con Reggiardo?Abril, mayo. Como sabe, yo trabajo mi candidatura desde hace varios meses. Nuestro objetivo es ponernos en la piel del vecino, pensar como él. No queremos ser como Susana Villarán –que es la candidata del gobierno y de Toledo– o como Castañeda, cuyo proyecto es cercano a otros partidos (el Apra). Lima no puede estar subordinada al juego de los partidos políticos.

¿Su pensamiento político es igual al de Reggiardo?Hemos tratado de quitarle el sesgo político a nuestra candidatura, pero no rechazo la posibilidad de sumar esfuerzos con otros grupos políticos a partir de entender que, para solucionar los problemas de Lima, no importa el carné político.

¿Con acuerdos como el que ha alcanzado con Reggiardo suma a la institucionalización de nuestros partidos?*Durante los últimos años, desplegamos un trabajo inmenso en la formación de Perú +, hemos cumplido con casi todos los requisitos que exige el JNE, solo nos falta subsanar tres comités. Lamentablemente, el tiempo nos ganó y no pudimos inscribirnos. Y si decidimos participar, es porque tenemos un grupo valioso de personas que pueden aportar a nuestra ciudad.

¿Quiso ser candidato a cualquier costo?No. Lo digo con humildad: muchos partidos me pidieron ser su candidato, y no acepté porque me interesa construir candidaturas que representen a los vecinos y no a un partido.

¿Qué tan ambicioso es usted?Más que ambicioso, soy 'aspiracional', emergente… como los limeños. Siempre me he puesto en la mente del vecino y trabajo por su bienestar. Por eso, en los 12 años que fui alcalde de San Miguel –y ya son suficientes– he logrado cambios muy importantes, y hoy quiero hacer de Lima la ciudad más importante, ordenada y segura de Sudamérica.

Susana Villarán me dijo, refiriéndose a usted, que Lima es más compleja que San Miguel, y que si usted quería pedir licencia, que lo hiciera, pero ella necesitaba seguir trabajando…La cantidad de dinero que hay detrás de su campaña y el poder económico que la apoya la están haciendo caer en la soberbia. Ha olvidado que, cuando llegó a la alcaldía, no tenía ninguna experiencia, y lo único que ha mostrado es improvisación. Yo, en cambio, tengo una carrera que empezó como regidor distrital, pasé a ser funcionario y gerente municipal y, luego, alcalde. Lo digo con humildad, pero mi gestión ha sido exitosa: el 70% de los vecinos de San Miguel aprueba mi gestión. Sobre la licencia, quienes hablamos de honestidad debemos ejercerla con transparencia. Por eso, yo la pediré.

¿Luis Castañeda es el candidato a vencer?El reto de esta campaña es convencer al elector de que Castañeda y Villarán fueron malos alcaldes. Hicieron obras, pero no resolvieron los problemas de Lima; solo parcharon cosas y entregaron migajas. Lima requiere un liderazgo que le dé una dinámica mayor, que despierte a un león dormido de 10 millones de habitantes. Castañeda y Villarán no tuvieron la valentía de asumir el costo político de hacer las grandes reformas que Lima necesita. Ambos actuaron con cálculo político: Castañeda porque quería ser presidente, y Villarán porque debía pagar favores a sus aliados o perseguir a Castañeda. Ambos fueron comparsa de los gobiernos de turno, de García o Humala, mientras estos no se preocupaban por la ciudad.

¿No sería mejor que Lima tuviese un solo alcalde?Con Francis Allison y Rafael Santos, alcaldes de Magdalena y Pueblo Libre, vimos la posibilidad de fusionar algunos distritos, pues la creación de pequeños municipios terminó perjudicando a Lima. Propondré estas fusiones, esta reforma, pero para el mediano plazo –de acá a 10 o 15 años– porque en lo inmediato nadie va a querer renunciar a su pequeña cuota de poder.

AUTOFICHA

- Nací en Lima, mis padres son provincianos. Mi abuelo nació en Belén. Se mudó a Arequipa. Mi padre, a los 16 años, vino a Lima y conoció a mi madre en Surquillo.

- Lima tiene 10 millones de habitantes; su presupuesto es de 1,500 millones. Para hacer las obras que necesita se requiere ocho mil millones.

- Soy amigo de Kouri. Hablamos de todo menos de política. No quiero ser presidente, mi vocación es municipal. Luego de ser alcalde de Lima dejaré la política.