Caso.éxito
Caso.éxito

¿Qué lo animó a entrar en el rubro?Todo empezó en Cajamarca en 2001. Probé pollo al cilindro, estaba delicioso, pregunte cuál era el secreto y me dijeron que la forma de cocción pues solo lo aderezaban con sal. Ya en Lima, busqué el artefacto para cocinar, no había, así que hice uno yo mismo. Por esos días, trabajaba para la Sunarp, soy ingeniero de sistemas, pero me apasiona la cocina. La gente que probaba lo que hacía me pedía que les hiciera los cilindros, así surgió todo.

¿Cómo le ha ido?En 2009 renuncié para dedicarme exclusivamente a esto. Al principio, vendía un cilindro cada 15 o 20 días. Hoy salen 100 al mes. Este año también acabaré la carrera de Gastronomía. El BBVA me compró hace poco 1,000 cilindros, he ido a Mistura también.

¿Cómo ve a su empresa en 5 años?Quiero exportar en volumen. Con Exporta Fácil, ya he atendido pedidos de Portugal, Chile, EE.UU., Brasil, México, Bolivia y Colombia. En un año, tendré un restaurante.