notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21fmaestre@peru21.com

El encanto que suele tener una mujer joven puede fascinar a muchos varones y crear la confusión de que basta la belleza para formar un hogar. Por eso, hay matrimonios formados con mujeres de 18 años. Cuando estas uniones se producen, habrá que tener en cuenta que la joven no ha terminado su desarrollo emocional de adolescente. Para que esta unión dure, el esposo debe acompañarla a terminar su evolución y a resolver problemas como los caprichos juveniles, celos desmedidos y descuido en la maternidad. Antes de casarse, pase por una evaluación psicológica para saber exactamente el momento del desarrollo en que está. También es importante que la joven cuente con el apoyo de la madre para los temas domésticos. Además, se requiere que el esposo, como persona mayor que ella, entienda que tiene que acompañarla a vivir lo que aún le falta desarrollar, como son estudios, desligar la dependencia con su familia y acompañarla a que se creen nuevos lazos en el hogar recién formado. Se recomienda no embarcarse prematuramente a tener un bebé, pues se requiere que el hogar se estabilice, se ordene y la pareja termine de crecer.

TAGS RELACIONADOS