CARLOS BERNUY FLOREScbernuy@peru21.com

De vuelta al frío, al tráfico y las bocinas. De regreso al castellano, al lomo saltado, al horario normal. De retorno a la lluvia, la Videna de San Luis y a nuestros brazos llenos de agradecimiento. A nuestras manos que no dejan de aplaudirlas por tantas madrugadas de emoción. El equipo de menores de vóley, cuarto en el Mundial de Tailandia, retornó a casa para envolverse en la fiesta que generó. En la felicidad que creó con puntos, mates, saques, bloqueos y todo eso para lo que nacieron. Y viven.

Ni el frío, la garúa que podía caer o la lejanía del Jorge Chávez impidieron que más de dos mil personas llevaran carteles, regalos y todas las palabras cariñosas que salen desde dentro. Una banda de música que entonó el 'Perú campeón' puso esa melodía que calentó la tarde. Que, a las 5:52 p.m., anunciaba el aterrizaje del avión.

Poco más de una hora después, envueltas en buzos rojo y blanco que apreciábamos con alegría, las deportistas se encontraron con el público. Levantaron las manos y agradecieron a la distancia los gestos de cariño. Ángela Leyva y la entrenadora Natalia Málaga fueron las más aplaudidas. Tras ello se encontraron un momento con sus familiares y recibieron desde cartulinas con fotos hasta peluches como regalo. Subir al bus, dejar el aeropuerto –cosa que tomó algo de tiempo– y enrumbar a Palacio de Gobierno fue lo siguiente en el itinerario 'blanquirrojo'.

EL BUS PARRANDEROEn el bus empezaron la 'chacota' y los pedidos. Rosa Valiente tenía uno especial. "Yo mido un metro ochenta. Quiero un peluche de mi tamaño", dijo la 'matadorcita'. A su lado, Luciana del Valle y Shiamara Almeida pedían comida peruana. "Queremos lomo saltado, arroz con pollo", gritaban mientras el bus arribaba a la Plaza de Armas, a Palacio de Gobierno. El presidente Ollanta Humala recibió al equipo en el Salón Andrés Avelino Cáceres. Después llegó una cena y, seguro, un merecido descanso.

El país se rindió ante un equipo que estuvo a un paso de la gloria. Que esperemos que no se conforme con cánticos, aplausos, entrevistas, regalos y demás. Sino que vaya por la medalla que adorne un cuello ávido de revancha.

DATOS

- El presidente Ollanta Humala dio las gracias al equipo nacional. "Gracias Natalia, gracias chicas por la alegría. Sigan así, y recuerden que estar acompañadas de su familia siempre es importante", señaló el mandatario.

- Akio Tamashiro, directivo del IPD, dijo que habría una sorpresa para las chicas en los próximos días.