notitle
notitle

1).- Lamentablemente, el esfuerzo de Tierra y Libertad (TyL) y del Frente Amplio (FA) para impulsar la organización de una renovada identidad de la izquierda se está bloqueando, curiosamente, por emplear los métodos más tradicionales de la 'vieja izquierda'. Se buscan y escudriñan las diferencias como pretexto para esconder rezagos dogmáticos y cierto espíritu de capilla.

2).- En el artículo "El caníbal es el otro" (LR 13.9), su autora cercana a Marco Arana advertía que de insistirse en la realización del II Congreso del FA se corría el riesgo de que los militantes de TyL no asistirían, "lo que implicaría una ruptura en los hechos". Predicción que terminó siendo cierta. En efecto, Nelson Aparcana de TyL ha informado (LR 14.9) que por acuerdo del CEN de su partido no participarán del evento del FA a realizarse el 24-25 de este mes bajo el liderazgo de Verónika Mendoza.

3).- Además, Aparcana ha precisado las supuestas diferencias existentes. Ellos se consideran "ecosocialistas" y los demás son "socialdemócratas", lo que nos presagia un cansado debate durante el verano. Nos recuerdan las antiguas polémicas –antes de formar IU con Barrantes– entre los partidos izquierdistas al tratar de justificar por qué se militaba en tiendas aparte.

4).- También, se acusa a los militantes del FA de que en su II Congreso aprobarían abrir el registro de militantes de TyL para imponer su incorporación. Llegado a este absurdo, pareciera que la unidad tomará bastante más tiempo.

5).- Así y todo, es momento de bajar los decibeles de la polémica que es aprovechada por sus adversarios. Mantener la unidad de la bancada es una responsabilidad de todos, ya que con el mismo programa político fueron elegidos sus congresistas. ¡Ojo! Los tres millones de votos obtenidos por Verónika y el FA los están observando.