notitle
notitle

Hasta el perno. La situación es tan poco decorosa que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) ha decidido que junto al Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan) brindarán "asistencia técnica" a los partidos políticos para ayudarlos a elaborar sus planes de gobierno, para que estos sean "viables y responsables". Como se sabe, el Ceplan es un organismo adscrito a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). Como para sentir vergüenza, ¿no?

Es que ya nada nos debería asombrar. Un exitoso propietario de una cadena de restaurantes y, se dice, con algunos entuertos con la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat), ha decidido lanzarse como candidato a la presidencia del Perú.

A fin de recoger las 500 mil firmas válidas requeridas para inscribir su partido, presentó a un grupo de mujeres uniformadas, remedando a sus "chicas doradas" que animan los shows en sus locales, encargadas de cumplir con este espinoso requisito. A la semana presentó las primeras 200 mil firmas.

Ya en serio, nos animaríamos a proponer tres mínimas y simples propuestas para mejorar la imagen y funcionamiento de las organizaciones políticas:

1º) Que los partidos y movimientos políticos regionales y municipales que ganen elecciones o logren tener representantes en el Congreso o en los gobiernos subnacionales estarán obligados a contar con un local político en funcionamiento en sus respectivas jurisdicciones electorales. Así podrán recibir las iniciativas y críticas de sus militantes y población en general.

2º).- Para evitar todo tipo de sospechas respecto del financiamiento de las campañas electorales, debería ser obligatorio que todos los aportes económicos queden registrados en una cuenta abierta en el Banco de la Nación.

3º).- Que se elimine la inmunidad parlamentaria a los congresistas, como ya sucedió en otros países.