notitle
notitle

Cómo pasa el tiempo. Hace ya 18 años de la exitosa operación militar que rescató a los 73 rehenes que permanecían cautivos por un grupo de terroristas del MRTA; murieron los 14 terroristas, dos comandos de nuestro Ejército y uno de los rehenes. La acción fue transmitida en vivo y en directo a escala mundial y muchos especialistas la consideran un ejemplo para acciones de este tipo. Se le llamó Chavín de Huántar porque los túneles construidos para asaltar por sorpresa a los terroristas tomaron como ejemplo los existentes en el sitio arqueológico del mismo nombre, ubicado en la provincia de Huari en Áncash.

El grupo de comandos estaba formado por agentes del Ejército, la Marina y la Aviación. Cosa extraña, no se permitió participar a grupos especializados de la PNP, ni tampoco, hasta ahora, se reconoce la contribución de la Dincote. El arzobispo Cipriani, traído desde Ayacucho, hizo lo suyo. El jefe de los comandos fue el calificado general EP Willians Zapata. El SIN de Vladimiro Montesinos y el general Nicolás Hermosa, jefe del Ejército, quisieron apropiarse de la victoria. El presidente Fujimori también supo cosechar políticamente el éxito del rescate. Ahora, los tres están presos por corrupción. El terrorista "Tito" quiso camuflarse como un rehén más cuando estos ya habían sido liberados, pero fue detenido. Tres testigos, un diplomático japonés y dos policías así lo confirmaron. Al día siguiente apareció muerto, aunque el parte militar del general Zapata solo había dado cuenta de 13 terroristas muertos en combate. Todo indica que lo mataron ya rendido, en estado de indefensión, y que los asesinos fueron agentes del SIN que cumplían órdenes superiores. Aunque ahora voces interesadas lo quieren negar.