notitle
notitle

1).- Se llevaron a cabo las elecciones generales convocadas por el general Francisco Morales Bermúdez, después de 12 años de instalarse la dictadura militar del general Juan Velasco Alvarado. Fueron los paros y movilizaciones regionales –particularmente el paro nacional del 19 de julio de 1977– los que obligaron a los militares a convocar las elecciones de 1978 (Asamblea Constituyente) en el camino hacia la transferencia del poder a la civilidad. Así es como se llega a las elecciones generales del 18 de mayo de 1980.

2).- Fernando Belaunde, de Acción Popular (AP), obtuvo el 45% de los votos válidos, sabiendo aprovechar en su campaña el rechazo al gobierno militar que lo había derrocado y expatriado en octubre de 1968.

Le siguió el Apra (muerto Haya) con el 27%, Luis Bedoya del PPC con el 10%, y los cinco grupos de la izquierda (algunos con el lema "el poder nace del fusil") sumaron el 14%. Participaron 15 partidos y por primera vez votaron los analfabetos.

Acción Popular ganó la mayoría absoluta en diputados (fiscalización, interpelación) y, al formar el primer gabinete, en alianza con el PPC, pudo controlar también el Senado (ascensos en las Fuerzas Armadas). 3).- Un día antes, en la noche del sábado 17 de mayo, en el distrito de Chuschi, provincia de Cangallo, en Ayacucho, cinco encapuchados quemaron las ánforas que se guardaban en la oficina electoral.

La prensa no le dio importancia, pero en Ayacucho ya circulaba un folleto titulado "Elecciones no, guerra popular, sí".

4).- La mitología senderista convirtió lo de Chuschi en el inicio de la lucha armada (ILA), producto de la "genial estrategia militar del presidente Gonzalo".

Se escogió Chuschi porque no era una base senderista, y así, para que tiempo después otros pagaran el pato. Decenas de campesinos fueron asesinados. Hoy en día, la pobreza campea en Chuschi.