¿Contener o  reactivar?
¿Contener o reactivar?

La misma pregunta puede plantearse así: ¿salud o economía? La respuesta de la mayoría es ambas. La cuestión es cómo. Por un lado, sabemos que, desde que se abrió la economía, los contagios diarios se han duplicado; por otro, que la economía no puede seguir cerrada, pues la ausencia de empleos e ingresos de gran parte de la población ya es insostenible; además, el dinero del gobierno cada vez alcanza menos para bonos y opciones similares. Sabemos algo más. El aislamiento empeora la economía y en los 107 días de la cuarentena, esta fue cumplida solo por una parte de la población, porque el apoyo no llegó a los informales, que representan siete de cada 10 trabajadores. Hubo también otras razones. Parece un callejón sin salida.

En los países en los que existieron pequeños rebrotes, como China, Nueva Zelanda y otros, se aisló solo a la ciudad o la zona del rebrote. No todo el país. De acuerdo con los expertos (que usan los datos y la ciencia para opinar), no basta con aislar, sino que también hay que probar y rastrear. Y nada de esto último, siquiera, se propone. Si la contención de los contagios no funciona, no será posible reactivar la economía.

El aumento en el número de contagios ha llevado al gobierno a tomar medidas sanitarias. Así, hay nuevas cuarentenas en seis regiones y 36 provincias; adicionalmente, se ha impedido la salida los domingos. Los responsables de la producción de la tercera parte del PBI en Perú están en cuarentena. Sin duda, tendremos que ajustar las proyecciones económicas hacia abajo. ¿Qué hacer? Empleo temporal de inmediato (Arranca Perú puede ser el camino), bono universal rápido (preferiría canastas de alimentos repartidas por el sector privado), etc. Lentitud es fracaso. En simultáneo, cambiar la estrategia sanitaria.

Atravesamos por una crisis sanitaria, económica y política, más allá del voto de confianza al primer ministro. Les preguntaría a los congresistas si realmente confían en el gabinete. Mientras tanto, el Congreso sigue aprobando medidas que todos aplauden, pero que luego sufrirán sus consecuencias.

No sabemos cómo evolucionará la economía; un escenario posible es una salida en forma de U; cae en marzo, abril, mayo, junio, parte de julio y luego comienza la recuperación, pero, mientras no se detengan los contagios, se mantendrán las restricciones al aparato productivo (como lo estamos viendo) y podemos caer en una W. Cuarentena el 15 de marzo, caída durante los meses mencionados y comienzo de las presiones de muchos por abrir la economía. El gobierno cede y ahí tenemos los resultados; una pregunta: ¿por qué en mayo se anunció que la apertura sería gradual y que la economía estaría funcionando en un 95% en diciembre? Ahora se adelantó a agosto. Entiendo la razón. La economía ya no daba más, había que salir a trabajar. El supuesto era que los contagios se iban a controlar. Pero no ocurrió. Y entonces nuevamente las restricciones.

La mejor política económica hoy es contener los contagios. Sin ella, es natural querer abrir la economía. La evidencia mundial es contundente.

TAGS RELACIONADOS