notitle
notitle

Pocos saben qué es el Consejo Nacional de la Magistratura. Para decirlo en corto, es el colegiado que elige, evalúa y remueve a jueces y fiscales. Dos de ellos, los representantes de los colegios profesionales, acaban de ser elegidos.

El defensor del Pueblo, Eduardo Vega, ha cuestionado el proceso ante el Jurado Nacional de Elecciones. La razón es contundente: solamente estuvieron representados 10 de los 41 colegios profesionales; así solo ha participado en la elección el 3.9% de electores hábiles: 35,910 de un total de 919,263.Por si esto no fuese ya razón suficiente, Perú21 hizo público que uno de los elegidos, Alfredo Quispe Pariona, tiene un audio en el que se declara abierta y orgullosamente corrupto.

Un tercero lo interpela: "¿Con esos antecedentes que tienes vas a postular (al CNM)? Si tú eres un corrupto y eres el representante del rector Cervantes Liñán… (el escandaloso personaje que se autoasignó un sueldo de 2 millones de soles al mes, probablemente el más alto del mundo)".

Quispe responde: "¿Y he negado? ¿Y he negado? Yo no niego. He hecho negocios, he hecho dinero, he hecho plata con Cervantes. ¡Y punto! Aquí en la universidad y fuera de la universidad. ¿Cuál es el problema…?". Quispe reconoce haber llevado a Cervantes muchos expedientes de estudiantes ("más de mil"). Más adelante, Quispe se jacta de haber cobrado más de 100 dólares por expediente: "Por eso tengo casa, carro, mis hijos están en la universidad estudiando una buena profesión…".

El JNE rechazó las observaciones del defensor del Pueblo. Solo queda esperar que el CNM no permita que juramente Quispe. Por ahora está firme. Después de todo, la ley señala que ese cargo vaca por "incapacidad moral o psíquica o incapacidad física permanente". Si el CNM cambia de opinión, tiremos de una vez la esponja y admitamos que todo está perdido.