notitle
notitle

El flagelo de la inseguridad ciudadana se vuelve cada día más insoportable. De un lado, por el uso cada vez mayor de la violencia y, del otro, por su articulación con el crimen organizado. Urge liderazgo y manos limpias para enfrentarlo.

¿Se puede enfrentar a extorsionadores si te juntas con ellos? El origen del problema de la extorsión a pequeños negocios está en las mafias de construcción civil. Uno de sus más temidos exponentes, Ramos Dolmos, ha estado ya en el penal de Lurigancho por ello y acompañó en una mesa a Keiko Fujimori y se fotografió con ella.

¿Se puede enfrentar a la minería ilegal, la trata de personas, la prostitución clandestina y delitos ambientales si firmas un acuerdo para derogar las leyes que "perjudican" a sus perpetradores y llevas al Congreso a uno de sus exponentes?

¿Se puede enfrentar a los ultras violentos que agudizan los conflictos sociales si se les considera interlocutores? Hernando de Soto ha planteado que, salvo los "chicos malos" del Vraem (así llama a quienes asesinan policías y militares), hay un Sendero "verde", con el que hay que hablar.

Más allá de la ingenuidad de creer que individuos vinculados al Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), Sendero Luminoso o que siguen a Antauro Humala tengan real disposición a conversar, legitimarlos dificulta el enfrentarlos y ofende a las víctimas.

¿Se puede luchar contra el lavado de activos cuando al secretario general de tu partido le han pedido levantar su inmunidad para investigarlo por ello? Con la complicidad de los congresistas fujimoristas y otros otorongos, nada se ha hecho por atender el pedido de la justicia.

CODA: Cada día un horrendo asesinato de un muchacho; ayer un recoletano. Mi solidaridad con todos. Veo huelga de brazos caídos en la PNP para regresar al 24x24, a cuidar chifas y casinos que pagan más. Ministro, ponga a la Policía en las calles o váyase.