notitle
notitle

Qué poca prolijidad están teniendo los candidatos para limpiar sus filas de procesados, corruptos y tramposos (empezando por PPK, que dijo que la limpieza de listas sería el sello de la suya). Pero está también la facilidad con que se permite que personajes con graves cargos por derechos humanos y vínculos oscuros con Montesinos participen en sus filas.

Sin duda, el caso más llamativo es el del nacionalismo, que lleva como candidato a quien se le procesa por haber asesinado al periodista Bustíos cuando era el "Capitán Arturo". Villarán, quien en el pasado defendió derechos humanos con ardor y denunció en Madre Mía al "Capitán Carlos", está hoy en su plancha. El Apra ha incluido como candidato número uno por Tacna a Carlos Melgar, y Oscar Urbina aparece en múltiples fotos con Alan García y otros dirigentes apristas. Bueno, ambos personajes están siendo juzgados por haber sido parte del comando paramilitar Rodrigo Franco, acusado de varios asesinatos durante el primer gobierno aprista.

El candidato Guzmán tampoco es muy prolijo al escoger a sus acompañantes. Incluyó al general Murazzo como su jefe en el delicado tema de seguridad. No se tomó la molestia de indagar por el pasado y, pese a que la periodista Milagros Leiva le advirtió de sus vínculos con Montesinos y de cómo usó a la Interpol para perseguir opositores, Guzmán no le hizo caso. Solo fue retirado cuando ya el escándalo había estallado.

Y qué decir de Keiko, quien tiene en sus listas a gente que tiene video con Montesinos y muchos que, sabiendo lo que pasaba, callaron. También entre sus nuevos jales se ve cada cosa. Está, así, su vocero en temas de seguridad, Dardo López-Dolz, quien fue abogado de Villanueva Ruesta, uno de los más connotados montesinistas. Toda persona tiene el derecho a la defensa, pero todo abogado respetable tomó distancia de esa mafia.

No descarto que en otros grupos, grandes o chiquitos, haya más casos.