notitle
notitle

Seis noticias recientes me han estremecido: 1.- Los congresistas Benítez y Crisólogo, vinculados a la red Orellana, no pudieron ser desaforados como pedía la justicia, porque no hubo votos suficientes. 2.- Una banda de policías extorsiona a un empresario, sembrándole droga y ofreciéndole su libertad a cambio de 20,000 soles. 3.- El juez Macedo, que ha visto casos emblemáticos de corrupción, viste chaleco antibalas porque siguen las amenazas de muerte. 4.- INPE soltó a 'Caracol', el mafioso más peligroso del Callao, en solo ocho horas, evitando que se quede por otras denuncias. 5.- Mujer agarra a cachetadas a policía en pleno aeropuerto, porque este le ponía papeleta. 6.- El hipercuestionado CNM nombra para la Corte Suprema a quien tiene proceso disciplinario abierto por malos manejos presupuestarios.

Si usted no percibe una relación perversa entre estos hechos, no siga leyendo.

Me asusta la generalización de un clima social donde la ley del más fuerte quiere imponerse. Me preocupan, muchísimo, las constantes evidencias de que las instituciones encargadas de combatir el crimen están cada vez más penetradas por este. Me impresiona que no nos demos cuenta de que cada día nos parecemos más a los países que ya están dominados por el crimen organizado. Me subleva que hayamos perdido el tiempo durante tantos años, pese a que las evidencias de que esto se venía fueron advertidas por muchos.

Me preocupa enormemente la facilidad con que algunos candidatos a la presidencia mienten al país, diciendo que vienen los militares y nos solucionan el problema; sabiendo que no solo sería totalmente contraproducente, sino que ni siquiera habría tantos militares. Me revuelve el estómago que algunos candidatos digan "llego yo y en seis meses esto está solucionado". Me preocupa la falta de sentido de urgencia en otros.

*¡Libertad para los presos políticos en Venezuela esta Navidad!*