Un enorme bus de la Línea 73 hace malabares para desplazarse por la estrecha calle Ricardo Palma, en San Isidro. (Nancy Dueñas)
Un enorme bus de la Línea 73 hace malabares para desplazarse por la estrecha calle Ricardo Palma, en San Isidro. (Nancy Dueñas)

Calle Santa Luisa, en San Isidro, 8:45 de la mañana. Un bus de la Línea 73 intenta doblar a la derecha para ingresar a la estrecha calle Ricardo Palma que solía ser un apacible lugar hasta antes de que se ejecutara el reordenamiento de la Av. Javier Prado.

Unos metros más allá, un vehículo de la Línea 23-C compite con los autos, camionetas, cústers y camiones para ganar el carril y continuar con su recorrido hasta la Av. Paseo Parodi donde, finalmente, podrá voltear a la izquierda.

COSA DE LOCOSBeatriz Ramos vive hace 36 años en el quinto piso del Edificio Santa Bárbara, que se encuentra en el cruce de la Av. El Bosque con la calle Ricardo Palma.

Contó que escogió este lugar porque reinaba la tranquilidad. Todo cambió desde el 2 de abril, día en el que se comenzó a aplicar el plan de desvío y que se prohibió el giro a la izquierda en un tramo de la Av. Javier Prado.

Doña Beatriz afirmó que el ruido y la contaminación llegan hasta su departamento. "Por ejemplo, la Línea 73 pasa hasta la 1:00 de la mañana y no nos deja dormir", refirió.

Pero su preocupación también va por la gran cantidad de unidades que circulan por esta pista. "Esta no ha sido diseñada para soportar un gran flujo vehicular. Y aquí están pasando camiones pesados, buses y cústers", indicó.

En su opinión, la solución pasa por establecer avenidas y calles exclusivas para el transporte público y para el privado.

En tanto, Jorge Pilo Pais, vecino de la zona, calificó la calle Ricardo Palma como "la nueva avenida Abancay" de San Isidro. "Invito a la señora María Jara (gerente de Transporte Urbano) a que venga a vivir a mi departamento para que vea cómo sale", manifestó sumamente indignado.

Pilo Pais señaló que ha perdido la privacidad, pues los pasajeros de los buses pueden ver todo lo que hace, ya que su casa queda en un segundo piso.

Si bien muchos conductores reconocen que este plan ha conseguido agilizar el tránsito en Javier Prado, hay algunos puntos que se deben mejorar.

"Hay tramos muy cargados en las vías alternas, cosa que antes no ocurría", recalcó Ricardo, taxista que iba a bordo de un station wagon de placa A0S-202.

TENGA EN CUENTA

- La Gerencia de Transporte Urbano señaló que se han reunido en dos oportunidades con los vecinos de San Isidro para hallar una solución a la sobrecarga vehicular.

- Manifestó que habrá algunos cambios que serán anunciados en los próximos días ya que están en pleno estudio.

- Indicó que convocarán a los moradores de la zona para darles a conocer las propuestas.