notitle
notitle

Mónica Delta,Opina.21mdelta@peru21.com

En entrevista concedida a RPP, en donde apareció más tranquilo y no tan socarrón, ha hecho, al menos, un "mea culpa" sobre la falta de estrategia informativa de su gobierno respecto de la Ley del Servicio Público y ha prometido encabezar la tarea de explicarla mejor. De hecho se trata de una reforma en el régimen del aparato público absolutamente necesaria. Puede haber sido el golpe de las encuestas y el sostenido decrecimiento en el respaldo popular que le ha puesto "el pie a tierra". Enhorabuena. Está a punto de cumplir dos años de mandato y lo que el Perú necesita es que su manejo del gobierno sea transparente, dialogante y por encima de cálculos electorales. Humala no debe gastar capital político en asuntos que no sean de trascendencia y que muevan la estabilidad del país. Debe tener firmeza para afrontar el problema de la inseguridad, que sigue siendo el principal pasivo que la gente percibe, aunque el problema no sea nuevo. Para un 39 por ciento, según la ultima encuesta de Datum, él es el responsable directo de la seguridad, y un 87 por ciento de la población se siente insegura. Le toca al mandatario recobrar la confianza perdida y apostar por la reforma integral que nos haga sentir más tranquilos y menos expuestos a la criminalidad cotidiana. En esto sí vale la pena 'gastar cartuchos' y 'pisar callos'. En el mismo sondeo, la gente considera, mayoritariamente, que debe oxigenar su gabinete, aunque el mandatario insiste en mantener el mismo equipo. Necesita mejores operadores que prevengan conflictos y sean más proactivos. Es también saludable que Humala haya ratificado el No de su esposa a una eventual candidatura prematura en el 2016. Si esta aclaración hubiese sido más oportuna, se habría ahorrado varios malos ratos y, quizá, los números que lo apoyan serían mejores. Que sirva de lección. Estamos seguros de que su ambigüedad y poca claridad en el tema, al final, lo hizo sufrir un poco.