"Todavía nadie se atreve a postular, pero revisemos hoy la situación de tres potenciales candidatos con dos puntos en común: que son voceados y que no tienen partido aún". (GEC)
"Todavía nadie se atreve a postular, pero revisemos hoy la situación de tres potenciales candidatos con dos puntos en común: que son voceados y que no tienen partido aún". (GEC)

Los superhéroes se alistan en el panorama electoral, pero ‘caleta’ nomás. Los próximos nueve meses escucharemos promesas a capa y espada para salvarnos de todo mal, pandemia incluida. Todavía nadie se atreve a postular, pero revisemos hoy la situación de tres potenciales candidatos con dos puntos en común: que son voceados y que no tienen partido aún.

1. Kenji and the happy family. El benjamín de los Fujimori entra en la lista por su reaparición de esta semana en la cartelera nacional. Después de 10 años de noviazgo, finalmente contrajo nupcias con su novia Erika Muñoz, quien fue nombrada en el desayuno electoral del 2016 por Keiko, la eterna candidata. Kenji enfureció por varios meses. En todo caso, para fines electorales quizá, ya tiene familia feliz, aunque su hermana no fue a la boda por aquello del distanciamiento social.

2. George Forsyth, con la V de La Victoria. El hombre que vive en campaña. El exportero que conoce más que nadie cómo lograr exposición y va arriba en las encuestas. Mientras tanto, el equipo, comandado por su padre, andaría buscando un vientre donde postularlo porque Somos Perú, su partido, no lo considera. La agrupación del pastor Lay que estrena nombre: Perú Firme es aparentemente la mejor opción, aunque hay un problema: ¿cómo quedaría Daniel Salaverry, el precandidato del antiguo Restauración Nacional?

3. Don Salva. El exministro no se lanza. Dice que no quiere candidatear, pero su nombre se baraja insistentemente en las encuestas y hasta en agrupaciones como la morada: el partido de Julito –seis meses después pido perdón por escapar del incendio– Guzmán. Como si estuviera en condiciones, advierte a Del Solar –y también a Forsyth–, que traten si pueden, pero antes tendrán que militar y competir en las internas contra él, o sea, contra el dueño de casa. A ver quién le atraca.

Estemos atentos que comienza pronto la campaña y con tantas urgentes COVID-distracciones podemos tener más sustos que sorpresas… esa película ya está muy vista.