notitle
notitle

Alfredo Ferrero,Al.Mercadoaferrero@peru21.com

En Venezuela salió a la luz un embajador peruano chavista con problemas personales, y se sumó la crítica de Nicolás Maduro contra Rafael Roncagliolo. En el caso de Ecuador, una circunstancia mal manejada se desbordó. La actitud del embajador ecuatoriano es injustificable, como también es criticable la criollada de colarse para comprar un 'jamoncito'. No se escucharon los insultos del embajador, solo a las peruanas agredidas. Este tema debió resolverse sin tanto comunicado y, más bien, con tratativas bilaterales para evitar el escándalo. Rafael Correa no podía mantener a un representante en Perú luego de semejante exposición mediática. La relacion de hermandad, comercio y buena vecindad no puede depender de un embajador amigo del presidente Correa, y menos de un 'jamoncito'.