(Foto: César Campos)
(Foto: César Campos)

Es comprensible que los titulares de los medios y los temas tratados en las entrevistas en radios y la TV giren en torno a las propuestas de planchas presidenciales de los numerosos partidos políticos a 24 horas del cierre del plazo legal.

Sin embargo, Canayre ha hecho un poquito de noticia. Es un pequeño distrito rural de la provincia de Huanta en la región Ayacucho, en la zona del Vraem. Se ubica en un pequeño valle entre los ríos Apurímac y Ene. Colinda por el norte con Vizcatán y por el sur con Llochegua. Como se aprecia, una zona muy caliente en la lucha contra el narcotráfico y por la pacificación.

A las 4:30 p.m. del jueves pasado, la explosión de una mina en las cercanías de un campamento de los rezagos de ‘delincuentes terroristas’ mató a dos efectivos de una patrulla de inteligencia combinada de las FF.AA. y PNP y dejó cinco heridos. Parece no llamarnos la atención, acostumbrados a la data diaria de miles de muertos por la pandemia.

Pero los jóvenes Samuel Cabrera y José Lázaro murieron cumpliendo su deber y compromiso con la patria. Los efectivos militares y policiales en el Vraem suman varios miles y su ámbito de control comprende muchas provincias y zonas de tres regiones.

Como se conoce, en el Vraem es donde ya suman más de 30 mil hectáreas de coca ilegal. Base de la producción de cerca de 450 mil kilos de cocaína. El 90% se exporta al extranjero, por los puertos de Callao, Chimbote y Paita, y también por las fronteras con Bolivia y Brasil. Miles de millones de dólares son blanqueados y dinamizan nuestra economía, aunque pasen caleta en las cuentas nacionales.

Ojo, pero el secado de las hojas de coca y las pozas de maceración se ubican en el Vraem.

TAGS RELACIONADOS