TIEMPOS DE CAMBIO. Francisco sigue con su reforma de la Iglesia Católica y lo hace públicamente. (AFP)
TIEMPOS DE CAMBIO. Francisco sigue con su reforma de la Iglesia Católica y lo hace públicamente. (AFP)

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters).– Los católicos no deberían esperar cambios rápidos en las normas de la Iglesia relativas al divorcio, la anticoncepción y el matrimonio homosexual, aunque la mayoría de ellos expresen puntos de vista discrepantes en un sondeo que se llevará a cabo en todo el mundo, dijo el Vaticano.

La Santa Sede ha enviado una encuesta de 39 preguntas a sus diócesis con miras a la reunión extraordinaria de obispos (o sínodo) sobre la familia, prevista para octubre de 2014.

"No tenemos deseos de reabrir todos los debates sobre la doctrina católica", dijo el coordinador húngaro del sínodo, el cardenal Peter Erdo, al comentar la encuesta.

"No es una cuestión de opinión pública", manifestó, y agregó que en el sínodo se debatirá cómo hallar soluciones a situaciones pastorales difíciles "en el marco de la doctrina que ya tenemos".

El Vaticano dejó en claro que el cambio, si lo hubiera, se produciría lentamente y que correspondería al papa Francisco decidir qué hacer con los resultados de la encuesta y las deliberaciones del sínodo.

Por primera vez en los preparativos para este tipo de encuentro, el Vaticano ha pedido a los obispos que hagan circular la encuesta entre los sacerdotes y que estos busquen la opinión de sus parroquianos.

Las preguntas tocan temas como el matrimonio homosexual, el control de la natalidad y cómo debería tratarse a los católicos que se han divorciado y se han vuelto a casar en el seno de una Iglesia con 1,200 millones de fieles.

TENGA EN CUENTA

- Luego del sínodo extraordinario –asamblea de obispos– del 2014 se celebrará un sínodo ordinario en el año 2015, el mismo que podría adoptar medidas revolucionarias para la Iglesia Católica.