notitle
notitle

Gianfranco Castagnola,Al.Mercadogcastagnola@peru21.com

Un reciente sondeo de APOYO Consultoría entre sus clientes arroja resultados muy preocupantes. El 90% calificó como deficiente/muy deficiente el manejo del gobierno de los conflictos sociales; el 80% calificó de igual modo su eficiencia para otorgar permisos para inversiones; y tres de cada cuatro lo hizo así con la promoción de la competitividad. Esas respuestas muestran pesimismo. El ánimo empresarial pasó del temor postelectoral, al alivio cuando constató que Humala abandonaba la Gran Transformación y luego al optimismo de 2012, cuando se percibía un manejo tecnocrático de la gestión pública. Ahora, en medio del apoyo diplomático al régimen venezolano y del interés en la compra de los activos de Repsol, la encuesta indicaría un cambio en ese ánimo, lo que se reflejará en una menor inversión privada. El gobierno debería recordar que no basta con mantener la economía estable ni manejarla en piloto automático. Sin inversión, no hay crecimiento, empleo ni impuestos.