Foto: Luis Gonzales.
Foto: Luis Gonzales.

Miguel Palomino,EconomistaAutor: Fabiana Sánchez.fsanchez@peru21.com

Las elecciones regionales ya terminaron y, aunque todavía faltan algunas zonas donde se irán a segunda vuelta porque los candidatos no obtuvieron como mínimo el 30% de los votos requeridos, ya se puede tener un panorama general de lo que sucederá en el país. Para el director ejecutivo del Instituto Peruano de Economía (IPE), Miguel Palomino, una de las conclusiones que ha dejado este proceso es que existen lugares, como Cajamarca, donde aún se desconoce la importancia y el impacto de la inversión privada.

¿Cuál es el balance de las elecciones en la capital?En Lima yo no veo una consecuencia negativa del personaje elegido (Luis Castañeda). Desde el punto de vista económico, creo que el alcalde tendrá que poner énfasis en los temas de infraestructura, sobre todo la relacionada con el transporte para facilitar el traslado de la población y de las producciones.

¿Se tienen que priorizar grandes proyectos?Yo creo que, en general, muchas autoridades buscan tomar decisiones sobre obras que no generan conflictos o descontentos entre los pobladores, pero que lamentablemente tampoco tienen un gran impacto o no son tan valiosas para las zonas. Lo que necesitamos es algo a largo plazo.

¿Qué podemos ver en el interior del país?En Cajamarca, por ejemplo, una región que tiene dos años de recesión, que ahora presenta más personas en situación de pobreza y donde el empleo ha caído considerablemente, vuelven a elegir a Gregorio Santos y no se dan cuenta de lo mal que les ha ido con él.

¿La situación de esta región empeorará?Si sigue la misma tendencia, creo que le irá peor. Con la elección de Santos o con quien lo reemplace, ya que no se sabe si podrá continuar, no creo que vaya a cambiar mucho el panorama. Si esto se da, mi recomendación a los jóvenes cajamarquinos es que vayan viendo qué región del Perú les gusta para que se muden y puedan buscar empleo.

¿Es la única región a la que le va mal?Apurímac, por ejemplo, es una región donde se ejecutará el proyecto (cuprífero) Las Bambas. Esta obra ayudará a que los pobladores se beneficien con trabajo y mejores ingresos. Pero ahora lo que deben pensar las personas que viven ahí es si quieren seguir el ejemplo de Cajamarca, donde el empleo ha caído 11% entre 2011 y junio de este año, o como Arequipa, donde se ha registrado un crecimiento del mercado laboral de 17% en ese mismo periodo y gracias a las inversiones que se han ejecutado ahí.

¿Hay que seguir el ejemplo de aquellas zonas donde se acepta la minería?No solo la minería. A lo que voy es que Arequipa no es un región maravillosa si nos referimos al manejo de sus autoridades, pero al menos permite la inversión privada, y eso es lo que ayuda a una zona a que salga adelante. El canon que se genera, en cualquier región, por el gas o la minería, es de mucha ayuda para el desarrollo.

Pero la gente sigue votando por autoridades que no apoyan la inversión…Lo que es importante es darse cuenta de que hay personas que no entienden que existen gobiernos regionales o locales que lo único que hacen es obstaculizar el progreso de su propia gente. Recordemos, además, que en el Perú en general tuvimos que tocar fondo o el hoyo para recién darnos cuenta de qué manera podíamos crecer más, y es por eso que estamos avanzando.

¿Esto mismo sucederá en algunas regiones?Yo creo que en Cajamarca ya se tocó fondo, pero todavía no se han dado cuenta de eso. Ahora lo que tenemos que hacer es apoyar más a las inversiones para revertir esta situación.

Después de las últimas elecciones, ¿cuál cree que es la visión de los inversionistas?Como todavía no se ha dado el cambio de mandatos o no se sabe exactamente qué pasará con las diversas zonas, yo creo que los inversionistas, sobre todo los que vienen de afuera, esperarán un poco a ver qué sucede y en función a eso tomarán una decisión sobre sus planes de desembolso en el país.

¿Qué regiones resultan más atractivas en estos momentos para las empresas?Bueno, además de Cajamarca, a Áncash y a Ucayali no les está yendo muy bien, pero, por otro lado, hay regiones donde sí se ve un crecimiento significativo, como es el caso de Arequipa, Cusco e Ica.

¿Y esto es consecuencia solo de la inversión privada?Son diversos factores, pero, efectivamente, la inversión privada contribuye con una mayor participación para que se dé el desarrollo de una zona. Ese es el motor fundamental.

Antes que acabe el año, ¿cuál debería ser el mensaje del presidente o del ministro Segura ante este periodo de desaceleración?Más allá de lo que pueda decir el ministro Alonso Segura sobre la economía, que no dudamos que quiere incentivar las inversiones, está el mensaje que pueda dar el presidente Ollanta Humala. El mandatario tiene que imponer el liderazgo y demostrar por qué fue elegido presidente. Su mensaje central debería ser para incentivar la inversión privada, la cual contribuirá a revertir la situación de menor crecimiento.

AUTOFICHA

- "Actualmente me desempeño como director del Instituto Peruano de Economía (IPE). También tengo un PhD. en Finanzas en la Escuela de Wharton de la Universidad de Pensilvania. He sido director de Banca de Inversión del Banco Internandino".

- "Me he desempeñado como economista principal de Apoyo, investigador principal de Grade y miembro del Comité de Asesores del MEF. Además, trabajé como economista jefe para América Latina del banco de inversión Merrill Lynch".

- "Hay peruanos que no entienden el accionar del gobierno que se opone a la actividad privada y el deterioro de sus condiciones de vida. Eventualmente las cosas quedarán claras algún día y eso traerá cambios, pero la pregunta es cuánto les costará hasta que se den cuenta".