Módulos Temas Día

Caímos en la trampa

Gamarra

Caímos en la trampa

Caímos en la trampa

Caímos en la trampa

Juan José García
Juan José García

No es novedad para muchos especialistas que el Perú ya cayó en la “trampa de ingresos medios”; situación que ocurre cuando un país, después de tener tasas altas de crecimiento por alguna ventaja temporal, se estanca y no evoluciona al nivel de los países desarrollados.

Si bien es posible abandonar esta trampa, la tarea no es fácil. En este contexto, resulta crucial entender qué hicieron otros países que estuvieron en nuestra situación para salir de dicha trampa.

Por ejemplo, en la década de 1970, Corea del Sur implementó un plan para reducir la brecha en la calidad de vida entre zonas urbanas y rurales.

Para ello, el gobierno centró sus esfuerzos en brindar condiciones de vida mínimas a la población (por ejemplo, salud). Luego, invirtió agresivamente en infraestructura para zonas rurales. El éxito fue tal que las fábricas migraron hacia dichas zonas, generando una gran ola de modernización y, en solo 20 años, la población rural pasó de 80% a 10%.

De igual manera, en la década de 1980, Singapur implementó un plan para mejorar la productividad de sus ciudadanos.

Para ello, el gobierno invirtió fuertemente en educación, tanto en la básica como en la superior. Además, dio un trato preferencial a profesionales extranjeros para que radiquen en el país, con la finalidad de incrementar la competencia en el mercado laboral. Fue cuestión de tiempo para que los mismos trabajadores gatillaran el crecimiento.

El éxito de estos tigres asiáticos no se debió a una agresiva inversión en capital físico o humano, sino principalmente a desarrollar reglas de juego claras y efectivas (por ejemplo, derechos de propiedad, sistema judicial independiente, etc.). La evidencia prueba que para llegar al club de “los mejores” no solo se requieren buenos resultados macroeconómicos, sino también reformas estructurales.

Leer comentarios ( )