notitle
notitle

Carlos Carlín, Habla.babasccarlin@peru21.com

Acaban de colgar en las redes el tráiler de Asu Mare, la película de Carlos Alcántara, y ya todo el mundo tiene ganas de verla. Ese entusiasmo me emociona porque tengo una aparición chiquitita en ella, porque refrescará un cine nacional aburrido de pretensiones y porque estoy seguro de que, además de un exitazo, será el justo reconocimiento a uno de los personajes más talentosos, sinceros y consecuentes con su carrera que tenemos. Quienes conocemos a 'Cachín' sabemos que nunca sacrificó talento por tentadoras ofertas, para muchos, irrechazables. Terco como una mula, siempre insistió en lo que creía y lo consiguió. Asu Mare, sin estrenarse todavía, ya es un éxito, porque significa la celebración al trabajo de un artista honesto que busca compartir su historia, la de un patita del barrio de Mirones que se empecinó con ser actor en el Perú en una época en la que apostar por esa vida era más que una locura. Es, también, un reconocimiento a 'Chabela', su mamá, la divertida mujer que, a punta de carajos, manazos y puro cariño, sacó adelante sola a sus hijos. Esa señora 'talla small' de la que seguramente 'Cachín' heredó ese humor que el público agradece y que, en abril, cuando se estrene Asu Mare, agradecerá con carcajadas llenando los cines.