notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Al margen de la validez o no del asunto en cuestión –aunque los expropiados en el agro por Velasco son los únicos acreedores del Estado a quienes nunca se ha tratado de cancelarles lo adeudado pese a que hace 40 años fueron confiscados–, el evidente intento de intimidación del Gobierno a un tribunal que debería de ser autónomo es lo más alarmante del caso.

Incluso, este episodio de 'bullying' ocurre simultáneamente al intento de copamiento que se está llevando a cabo. Así tenemos que la mitad de los seis candidatos a vocales que serán presentados el próximo miércoles al Pleno provienen del oficialismo. Dos de ellos son exparlamentarios, mientras que el tercero ha sido ministro durante este mandato. En realidad, nunca un gobierno ha tenido vocales tan allegados.

Sin embargo, todavía están en minoría al ser siete los miembros del tribunal. Por ello, parece que le han puesto la puntería al presidente ya que, en la próxima y dividida conformación, su voto dirimente será fundamental. Lo cual explicaría el ataque personal, aunque suena ridículo acusarlo de haber trabajado para el sector privado como si eso fuera un pecado. Más aún, su hoja de vida brilla en comparación, por ejemplo, con la de uno de los exlegisladores que ellos han propuesto que hacía lavar camisas a sus asesores como si fueran esclavos.

Por otro lado, imaginemos el enorme riesgo que corremos si el Gobierno es exitoso en su intento de intimidar y controlar el tribunal. Mañana vendrá la encarcelación de algún opositor y después intentaran amordazar a los medios de comunicación. El cargamontón no puede prosperar.