El Poder Judicial sustituyó la prisión preventiva de José Miguel Castro por arresto domiciliario. (GEC)
El Poder Judicial sustituyó la prisión preventiva de José Miguel Castro por arresto domiciliario. (GEC)

-¡Claro que existen “los grupos de poder”! El mayor “grupo de poder” peruano es la CAVIARADA, que controla a casi todo el Estado, medios y academia. Entre ellos se dan trabajo y monopolizan becas, se publican y se elogian, etc. Ya hemos visto cómo una ONG hace lo que le da la gana con la Fiscalía y como la CAVIARADA manda en Minjus, CNM, DP, Midis, Cultura, PCM y el PJ (al 70%), con las dos CIDH afuera y el 80% de los medios alineados. Su “Petri dish” es la PUCP, donde el virus caviar se reproduce.

-Gracioso que la lingüista marxista (más parece socióloga) doña Virginia Zavala Cisneros se refiera a otros como “privilegiados” para descalificarles, cuando fue al elitista colegio San Silvestre y a la universidad gringa Georgetown (conocida porque allí suelen ir los hijos de los pitucos latinoamericanos), vivía frente al Golf de San Isidro, veraneaba en Ancón y pasaba las temporadas invernales limeñas en el exclusivo condominio Sea Ranch (Fort Lauderdale, Florida). ¡Así también soy marxista!

-Pier Figari habrá sido un belicoso, antipático y desacertado asesor político, pero va a estar 30 meses (2 años y medio) en prisión preventiva por un delito muy discutible. Y en plena plaga. Pero el gerente edil villaranista J.M. Castro ‘Budián’ sí va a casita, con probados delitos rochosos (mi vecinito calladito con los villaranistas). Bien el despiadado juez Zúñiga Urday le pudo imponer restricciones o domiciliaria. Otra salvajada legal más de estos crueles fiscales, a los que se endiosó con tantas portadas y entrevistas echadas.

-¿Por qué Vizcarra y muchos medios se quejan de este Congreso populista e ignorante si precisamente es hijo de ambos? Ellos demolieron al desastroso anterior y parieron a este peor monstruo populista, en unos comicios de opereta por la confusión e indiferencia. ¡A asumir responsabilidades alguna vez, coleguitas!