La comuna ha iniciado los trabajos de mantenimiento tras la huelga de maestros. (Municipalidad de Lima)
La comuna ha iniciado los trabajos de mantenimiento tras la huelga de maestros. (Municipalidad de Lima)

A estas alturas, los peruanos ya deberíamos estar curados de cualquier aventurilla empresarial que pretendiera llevar a cabo el Estado, sobre todo después de la desastrosa experiencia que vivimos durante la dictadura militar, Belaunde II y García I. A pesar de ello, aún sobreviven algunos elefantes blancos que drenan recursos públicos periódica e incansablemente (ej., Petroperú), lo cual puede ser comprensible hasta cierto punto por tratarse de sectores “estratégicos”.

Sin embargo, lo que no puede entenderse es ese espíritu aventurero-empresarial que los gobiernos locales y regionales han desarrollado de manera casi inadvertida en los últimos años, intentando sacar algún rédito político y/o económico. Se han aprovechado del principio de subsidiariedad del Estado, que por cierto está muy limitado en la Constitución, para desarrollar actividades que están lejos de calificarse como “estratégicas” o “de interés nacional”.

Un claro ejemplo es el de la Municipalidad de Lima. En 2016 inauguró el Centro de Dermatología Clínica y Estética, de la red municipal Solidaridad Salud. Entre los tratamientos destacan: (i) el peeling con punta de diamante, (ii) el plasma rico en plaquetas para estrías, (iii) el botox antiarrugas, (iv) la electro-estimulación de abdomen y otros.

Esto con tarifas sociales y altos estándares de calidad; ecuación que solo puede sostenerse con el despilfarro de los recursos ediles; los precios equivalen en algunos casos al 10% de lo que se cobra en centros privados (La República). Al parecer, la gestión de Castañeda entiende muy bien eso del “pan y circo” para el pueblo. Cabe felicitar al Indecopi por haber iniciado una investigación a aquellas municipalidades que han incursionado en el rubro veterinario y, además, alentarlo a que no se detenga ahí. Esta investigación se debe extender a cualquier actividad municipal que viole el principio de subsidiariedad. En un país con una desnutrición infantil de 13.1% (INEI), parecerse a Kim Kardashian no es una prioridad.

TAGS RELACIONADOS