notitle
notitle

Eduardo Ferreyros,Al.MercadoEn estos meses seguiremos viendo cómo las ciudades del Perú se llenan de carteles de personas que quieren administrar nuestros distritos y regiones, y sobre todo de manejar sus fondos. Muchos sin experiencia también veremos a alcaldes que quieren ser reelectos y hacen obras a último minuto, incluso en las vías públicas, generando más malestar que simpatía. Todos dirán que tiene vocación de servicio y que se inmolan por nuestro bienestar. Habrá varios investigados o sentenciados por distintos delitos, incluso narcotráfico. La sensación que queda es que muchos lugares del Perú quedarán en manos de improvisados que solo buscan un buen retorno a su inversión publicitaria. Muy pocos lugares tendrán administradores eficientes. Recordemos esto y votemos por quien demuestre en campaña no su simpatía o ingenio sino ideas claras y un plan de trabajo concreto.