Busca mayor respaldo. Morales quiere un pronunciamiento de la ONU sobre incidente en Europa. (EFE)
Busca mayor respaldo. Morales quiere un pronunciamiento de la ONU sobre incidente en Europa. (EFE)

LA PAZ (EFE).– La Cancillería de Bolivia convocará la próxima semana a los embajadores de España, Francia e Italia y al cónsul de Portugal para que den las explicaciones del caso por el incidente que tuvo, el último martes, el avión del presidente Evo Morales, al que se le impidió ingresar al espacio aéreo de dichos países europeos.

La ministra boliviana de Comunicación, Amanda Dávila, declaró que Morales "está indignado" por el trato que recibió del embajador español en Viena, Alberto Carnero, quien intentó subir a la aeronave para verificar si a bordo se encontraba el exanalista de la CIA Edward Snowden.

Asimismo, el Gobierno de Bolivia está movilizando a más de un centenar de países en las Naciones Unidas (ONU), incluidos los del Grupo de los 77 y del Movimiento de los No Alineados, para que condenen el maltrato de las naciones europeas a Morales.

ESPAÑA NO SE DISCULPARÁAyer, en Madrid, el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, señaló que la actuación de los países europeos en este caso responde a que recibieron información –cuyo origen no ha precisado– de que Snowden estaba en el avión de Morales.

García-Margallo también sostuvo que España "no tiene que pedirle ninguna disculpa a Bolivia", mientras que un comunicado de su departamento expresó su "sorpresa" por las críticas contra su gobierno de seis naciones de la Unasur.

El portavoz del Ministerio francés de Exteriores, Philippe Lalliot, rehusó dar más explicaciones sobre el incidente con Bolivia y subrayó que su voluntad es salir rápido de este asunto, al que calificó de "desafortunado", para que los dos países trabajen juntos porque tienen "mucho en común".

TENGA EN CUENTA

- El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, dijo que los países europeos que le negaron el tránsito aéreo a Evo Morales se han convertido en colonia "infame" y "vulgar" de EE.UU. porque actuaron presionados por el gobierno de Barack Obama.