notitle
notitle

Eduardo Ferreyros,Al.Mercadoeferreyros@peru21.com

La ley instaura un sistema basado en la meritocracia, creará una línea de carrera pública y nos permitirá tener funcionarios públicos más competentes y orientados a dar el servicio que los ciudadanos merecemos y que el país requiere para potenciar su desarrollo. Este gran paso, que reconocemos y felicitamos, debe ser mejor explicado a la población y a los servidores públicos. El gobierno actuó con convicción, pero le falta exponer claramente los beneficios. Pareciera que ni las más altas autoridades están convencidas de la gran decisión tomada y del bien que esta ley debe hacerle al avance y modernización del país. Señor presidente y ministros: créanselo, han dado un gran paso. De su firmeza y convicción depende el éxito de esta importante reforma.