notitle
notitle

No sé a ustedes, pero a mí la supuesta peleílla o catfight entre Nadine y Rosa María me sonó recontra Armani. ¿Cómo era posible que tan leal y acorazada escudera cometiera la suprema deslealtad, la infidencia atroz de publicar secretos propios de una correspondencia íntima? ¿La obligaba acaso su proverbial decencia a regar un mensaje privado? ¿Y así nada más, tan corriendito-corriendito pasó la First Lady de retuitearla 10 veces por día a amonestarla airadamente delante de todos por el tramposo "La verdad es mi letra"? Paar favaaar. Basta revisar su Twitter para darse cuenta de que Nadine vive pendiente de lo que Rosie escribe y para saber quiénes son sus otros periodistas favoritos: César Romero de "La República" (27 tremebundos tuits en un solo día inflando el caso Leiva), Gustavo Franelón o Falderón (el mastín de La Baguette), David Rivera de Canal 7, el otrora feroz opositor Ricardo Vásquez Kunze y la súper amiguis Paola Ugaz, más conocida como Larry Portera, quien se pasó todo el viernes intercambiando entusiastas tuits con quien, supuestamente, era Yulliano Arista, el Curaca Blanco, interesadísima en convertirlo en celebridad, pero, al mediodía del sábado, desde Bolivia, Alberto Gonzales, el tío del Curaca, denunció a RPP que la cuenta había sido hackeada y que los tuits eran bamba, con lo cual Paola se pegó un piscinazo fenomenal y –sin querer, queriendo– terminó entrevistando a un oportunísimo fantasma. Es, por lo menos, curioso que la bronquita en cuestión se produjera justo al día siguiente de que una sublevada Micheline saliera en la TV a revelar intimidades de la pareja presidencial. Pero más curioso aún que, apenas estallara el escandalete, la muy enfadada Rosie se borrara del mapa y volara a Washington D.C. a la XIX Conferencia Anual de la CAF, en la que, en medio de un millar de líderes mundiales, los únicos expositores peruanos fueron el ex ministro de Economía Luis Miguel Castilla y… ella. Qué suerte que les tocó justo a los dos gorditos engreídos de Nadine. Tan indignada estaba Palacios que hasta se dio un tiempecito de posar con su coqueta cartera roja y su expediente de petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que el Poder Judicial peruano resuelva la acción de amparo presentada contra la famosa "concentración de medios", una de las mayores obsesiones de Ollanta Humala, la machacona letanía que repite sin cesar hasta cuando duerme, hasta cuando le preguntan qué libro está leyendo. Una agenda ciertamente combativa para una periodista tan incómoda y tan enemistada con el poder de turno, ¿no?

Así es el mundo según Nadine. Las amiguis como Rosa María son maestras del periodismo. Las enemiguis como Rosana Cueva, simples locutoras. Para las amiguis, ricos viajecitos. Para las enemiguis, ridículas citaciones a perder tiempo ante la Comisión de Fiscalización del Congreso. Cuando una amiguis le añade una coma y publica algo que no le gusta, ella no se enfurece, no, apenas si "lamenta que se haya apresurado". Cuando una enemiguis dice algo que no le gusta, su cuñado Alexis Humala, el moscovita, va al Poder Judicial y la denuncia, con camarógrafo y todo, por asociación ilícita para delinquir (¡!). Uno de los primeros síntomas de que un gobierno ha entrado en trompo es ese clásico desfile de los periodistas críticos siendo citados a rendir cuentas ante una bancada oficialista herida de muerte y sedienta de venganza. Pasó con Almeyda cuando Toledo. Pasa ahora con Nadine y, cómo no, también con Belaunde Lossio. Esta semana, el escándalo del pago de 30 mil dólares que Milagros Leiva admitió haber hecho desde su cuenta bancaria con un cheque de gerencia a nombre de Jorge Yulliano Arista Alcocer desencadenó la intempestiva cancelación de sus dos programas políticos. ¿Tan grave fue? La TV peruana ha pagado, paga y pagará entrevistas siempre, aunque jamás lo diga. Más allá de las disquisiciones éticas sobre si se puede o no pagarle a un prófugo por una entrevista, lo ocurrido esta semana con Leiva sienta un precedente nefasto para la libertad de expresión. Aquí, un breve adelanto de la entrevista que nos concedió y que verán esta noche a las 11 en La noticia rebelde:

¿Has sido obligada a renunciar o has renunciado por voluntad propia?Yo para ti soy una ingenua de marca mayor, lo sé. Yo no quería que este evento salpicara al famoso sambenito de la "concentración de medios" ni tampoco quería que se dijera: "¡Oh, El Comercio le ha dado plata a Milagros para que compre una fuente y ataque a Nadine Heredia!". No, yo no quería eso, te lo juro. Yo les dije: yo lo arreglo, yo salgo y lo declaro. Yo lo cuento en la pantalla. Esto no les va a salpicar…¿Yo lo cuento en la pantalla?… Quiere decir que tú todavía tenías la esperanza de conservar tu programa.Por supuesto.¿En qué momento se rompe eso?Escúchame: si tú eres mi jefe, y crees en mí, en mi decencia, ¿me vas a botar? Claro que no. Un jefe que cree en ti, que sabe que tú has destapado todo el caso Orellana, por el cual el Grupo El Comercio ha recibido una denuncia de 100 millones de dólares y por el que me han preguntado los señores del directorio: ¿estás segura de todo lo que has hecho, Mili? Sí. Entonces, vamos adelante… Bueno, si no crees en mí, yo me voy. Y ahora compruebo que Clara Elvira Ospina (editora general de América Noticias) sí dudaba. Pero yo le dije de dónde venía la plata, le dije yo tengo el cheque, yo te doy mi depósito, yo tengo las cuentas…Esa carta de renuncia parece escrita casi con una pistola en la cabeza.Bueno, ellos estuvieron de acuerdo y yo la firmé.¿Qué dice?, ¿que te vas, que renuncias?Sí. Pero en esa carta parece que estuvieran entregando tu cabeza al gobierno y eso tú lo has firmado.Sí, yo lo he firmado y ella también. Pero has firmado tu sentencia de muerte, Milagros…No, porque, antes de morir, uno habla, mi cabeza puede estar en una bandeja, pero puedo hablar, hay periodistas que quieren saber la verdad. Y por eso, cuando terminé de firmar, le dije: ¿qué vas a hacer con la entrevista de Micheline? "¿Qué?" –me dijo- "¿Tienes una entrevista a Micheline?" Sí, y ha dicho cosas muy serias del gobierno. Me dijo: bueno, eso lo vamos a tener que ver. Y hoy día me entero de que la entrevista de Micheline va a salir en la web. Y yo no trabajaba en la web. No, señor, yo trabajaba en la pantalla de América Televisión. Y esa entrevista completa, de 40 minutos, iba a salir en la pantalla este domingo. Alguien ha pedido tu cabeza.Sí, claro.¿Quién? Nadine Heredia.

Foto: Beto Ortiz