Sigue actualizado en nuestra APP

¿Beluga o Sevruga?

Caviar para dummies (II)

Caviar para dummies (II)

¿Beluga o Sevruga?

Maki Miró Quesada
Maki Miró Quesada

¿Uh? Lo más posible es que la respuesta sea, mira, por siaca, ninguno de los dos. ¿Acaso es una banda de rock? No. Son dos tipos de caviar, siendo Beluga el más caro porque depende del tamaño y calidad de los huevos de esturión. Nunca he visto Beluga, ni tampoco Sevruga en el Perú. No creo que exista. Jamás los vi en ninguno de los menús cada día más sibilinos de la alta cocina local. Suficiente explicación porque por allí no va la cosa, como seguro ya cayó en cuenta el avispado lector.

En los ochenta en Francia se acuñó la frase “gauche-caviar” para describir a unos chicos ricos, intelectualmente traviesos, que se daban una vida dorada donde se consumía caviar con pala. También algo de coca, pero eso es otra historia para otro día. Eran French AND decadent, lo cual admito es redundante y toda la movida tenía un tufillo galo “bo-bó” (bohemio-bourgeois) bastante encantador. No venían de las clases acomodadas, venían de la clase MÁS acomodada porque eso de comer huevitos salados de pescado del Báltico no es huevera criolla y nunca fue barato. Ejemplos conocidos de la “gauche-caviar” eran Francoise Sagan, quien dijo famosamente que era mejor llorar dentro de un Jaguar que en un autobús; Mitterrand, dirigente socialista y ateo, quien fuera presidente dos periodos, catorce años “au total” con amante instalada en el Elysée e hija no reconocida a quien puso el potente nombre de Mazarine en honor al cardenal; y Bernard-Henri Lévy, filósofo y niño terrible de la “gauche-caviar” más recordado por su camisas níveas abiertas sobre un torso de pelo en pecho –BHL tenía un perfil de corsario moreno y peligroso que haría bien en cultivar algún político criollo en ciernes porque a) nos alegraría la vista y b) igual por allí le funciona y le gana adeptas– que por sus disertaciones, por cierto no malas. ¿Y qué hacía la “gauche-caviar”? Discutía, que es lo que mejor hacen los franceses. Sobre filosofía, la lucha de clases y la literatura.

Mucha literatura porque no hay politólogo francés que se precie que no conozca su Voltaire al dedillo. ¿Qué no hacía la “gauche-caviar”? No perdía tiempo intrigando cómo bajarse o blindar a los padres de la patria, no se ocupaba de los designios de las ONG, ni en general de la vida del prójimo sin interés comparada con la suya.

¿Cómo este concepto intelectual se enquistó en los conflictos de la política criolla? Misterio. Cuando leo sobre los caviares, la caviarada y los rojimios y observo los misiles de caca que se lanzan tirios y troyanos, no encuentro ni rastros del pensamiento sofisticado que inspiró el modelo ochentero, que por cierto está totalmente passé. Los chicos locales siempre con algo de atraso.

En Francia, la “gauche-caviar” desapareció. La suplantó el gobierno de la derecha bling-bling de Sarkó y la remató el socialista Hollande trepado sobre una moto con una bacinica en la cabeza.Desapareció igual que desapareció el caviar.

Tags Relacionados:

Caviar

Ir a portada