El BCR esperará hasta junio para ajustar, con sesgo a la baja, su proyección de crecimiento en 2013 de 6.3%. (David Vexelman)
El BCR esperará hasta junio para ajustar, con sesgo a la baja, su proyección de crecimiento en 2013 de 6.3%. (David Vexelman)

Richard Abecasisrabecasis@peru21.com

El presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, advirtió que la economía peruana acentuaría su desaceleración si es que el gobierno de Ollanta Humala no da señales claras para la recuperación de la confianza empresarial.

Velarde adelantó que, en abril, el PBI habría crecido cerca de 7%. Sin embargo, indicó que la confianza de los empresarios ha disminuido (en abril por tercer mes consecutivo).

"El resultado se mantiene aún en el terreno positivo. Hay que esperar la encuesta de mayo para ver si se sigue deteriorando", sostuvo.

Además de las trabas burocráticas, Velarde detalló que la caída en los precios de los metales –que el Perú produce– y la incertidumbre mundial podrían llevar al BCR, en junio próximo, a disminuir su estimado de crecimiento económico para el 2013, el cual está ahora en 6.3%.

"El Gobierno va a tener que empeñarse en este tema, al igual que en los permisos y las trabas burocráticas", manifestó. ¿Qué medidas debería dar la gestión Humala? Para el jefe de la entidad a cargo de la política monetaria del país, lo óptimo sería sacar adelante una obra de envergadura.

"Hay varias en espera. Deben anunciarse o dar muestras de que van a salir. Se requiere una señal positiva", exhortó.

Velarde mencionó como ejemplo el caso de la mina Quellaveco, en Moquegua, cuya construcción estaba programada para el primer trimestre del año y se ha ido retrasando hasta no tener fecha.

El Ministerio de Energía aseguró esta semana que Anglo American, la empresa a cargo, anunciaría que sí va el proyecto, en el cual invertirá US$3,300 millones.

SHOCK DE CONFIANZAPara el exministro de Economía Ismael Benavides, el país requiere de un shock de confianza, además de un sinceramiento del Gobierno Central con el sector privado.

"En vez de ello, el presidente Humala está respaldando leyes disparatadas, como la Consulta Previa o la regulación de la comida chatarra, cuando se necesita un mensaje tranquilizador", afirmó.

La única sensación que genera este tipo de iniciativas es que estamos frente a un Estado controlista, "que piensa que puede hacer las cosas mejor que la competencia del mercado", subrayó Benavides.

Para el expresidente del BCR Jorge Chávez, se requiere de una política integral para incentivar la inversión.

"No existe ninguna varita mágica para ello, pero la percepción de riesgo de los agentes económicos se ha venido deteriorando por el exagerado ruido político y la proliferación de discursos altisonantes y tremendistas sobre el devenir de la política económica y el compromiso del Gobierno con el modelo económico", anotó.

Hace algunos meses se observa la paralización de importantes proyectos de inversión por trabas burocráticas o conflictos sociales que no son afrontados diligentemente por el Gobierno ni por el sector privado, finalizó.