GRAN ARTILLERO. Mario Gómez convirtió un ‘hat trick’. (AP)
GRAN ARTILLERO. Mario Gómez convirtió un ‘hat trick’. (AP)

MÚNICH.- Claudio Pizarro tiene seguridad en Alemania. Para sus hijos que juegan en el jardín, y para su palmarés que está a punto de alumbrar otro título. Ayer, el máximo goleador extranjero de la Bundesliga se quedó en banca, viendo el show que dio el Bayern Munich, que goleó 6-1 al Wolfsburgo, con lo cual clasificó a la final de la Copa Alemana.

Un punta, Mandzukic, y tres jugadores detrás de él: Shaqiri (el mejor del partido), Müller y Robben, le bastaron a los bávaros para someter al visitante. A los 17' Robben metió el centro para que Mandzukic ponga el pie derecho. El segundo del Bayern lo anotó el mismo Robben tras gran asistencia de Shaqiri. Diego, con un derechazo, descontó para los 'Lobos' a los 44'.

Bayern salió decidido a 'matar' a su rival. Shaqiri redondeó su gran tarde con un zurdazo bajo que venció al golero visitante para el tercero, para cerrar el partido que, siendo sinceros, jamás estuvo abierto. Luego llegó la entrada de un delantero suplente, que lamentablemente no fue Pizarro, sino Mario Gómez.

'Supermario' no demoró en hacerse sentir. A los 79' recibió de Shaqiri e hizo el gol más fácil de su carrera, en tanto, a los 82' cerró de buena factura un mano a mano. Su tercer gol llegó a los 85'. Bayern goleó con esa seguridad que le da ser el mejor de Alemania y uno de los mejores de Europa. Por eso, Pizarro está tranquilo, vive sin sobresaltos y está por ganar otro título. Y sus hijos juegan sin temor a nada en el jardín.

SABÍA QUE

- Hoy se jugará la otra semifinal cuando se midan Stuttgart ante Friburgo.

- La final de la Copa Alemana se jugará en Berlín el 1 de junio. El campeón vigente es el Borussia Dortmund, que en la pasada final goleó 5-2 al Bayern Munich.