DUPLA DE GOL. Neymar festeja con Fred el primero del ‘Scratch’. (AP)
DUPLA DE GOL. Neymar festeja con Fred el primero del ‘Scratch’. (AP)

BELO HORIZONTE.- La mejor manera de asustar a un fantasma es con la sonrisa, con ese gesto que espanta el terror. En Brasil, la sonrisa es ancha así el juego siga sin enamorar del todo. Por ahora alcanza con el nervio, con el orden y con Neymar. No hubo 'Mineirazo' y el fantasma del 'Maracanazo' fue expulsado con una victoria 2-1 sobre Uruguay para meterse en la final.

Brasil no brilla pero intenta jugar bien. Además, aprendió a pegar. Luiz Gustavo muerde tobillos, Paulinho rasca canillas y hasta Neymar deja recuerdos. Y aunque se extraña a Ronaldinho (¡llévalo al Mundial, 'Felipao'!), Óscar se metió más al juego y Fred hace su trabajo de '9'. Pero Uruguay salió con Suárez, Forlán y Cavani, y complicó con velocidad, presión y garra. A los 16', tras un penal de David Luiz a Lugano, Forlán no pudo vencer a Julio César. Hulk sacó un 'balazo' a los 27' y Forlán replicó a los 29'. Hasta que, a los 41', Neymar acomodó con el pecho un servicio largo y la tocó a la salida de Muslera. Fred, atento, definió el 1-0.

AGONÍA 'CANARINHA'El segundo tiempo arrancó con un mal despeje de Thiago Silva que Cavani transformó en el empate. La 'Celeste' se creció y Suárez se la perdió a los 65'. Brasil pareció asustarse y Cavani la tuvo a los 78'. Pero el destino quería con el 'Scratch'. A cuatro minutos del final, Paulinho se elevó más que Martín Cáceres y metió el frentazo ganador. Brasil a la final, el fantasma al cementerio. Si hasta hubo tiempo de un besito volado de Neymar a Álvaro González. Brasil baila y celebra.