Los perros y los gatos son mascotas útiles para aumentar la actividad física de sus dueños.
Los perros y los gatos son mascotas útiles para aumentar la actividad física de sus dueños.

No es que las mascotas ayuden a solucionar los problemas sentimentales (aunque llenan ese vacío que deja la ruptura de una relación). Los gatos y, en especial, los perros, pueden contribuir a prevenir los males cardiacos.

Aunque solo se trata de una hipótesis, un estudio de la Asociación Americana del Corazón señala que estos animales probablemente reducen los riesgos de padecer enfermedades del corazón.

Es posible que los canes y los felinos 'obliguen' a sus dueños a realizar más actividad física, en especial cuando los sacan a pasear o a jugar.

Como efecto colateral, se ha detectado que los niveles de obesidad y de colesterol en estas personas se reducen. Lo mismo ocurre con la presión arterial y con el estrés.

Estas investigaciones se realizaron en los Estados Unidos. No se descarta que los propietarios de las mascotas sean personas más saludables que aquellas que no las tienen.

Tampoco está claro si la adopción de perros o gatos ayude a mejorar la salud de alguien que tiene una enfermedad preexistente.

En todo caso, vale la pena hacer la prueba, siempre que seas una persona responsable y a la que les guste los animales.

TENGA EN CUENTA

- Un estudio en Estados Unidos demostró que los dueños de perros tienen 54% más posibilidades de alcanzar los niveles recomendables de actividad física.