(USI)
(USI)

El virus del VIH es muy evasivo. Una vez que infecta a una persona, muta constantemente para no ser anulado por los anticuerpos producidos por el organismo. Es por ello que los científicos aún no hallan un tratamiento efectivo para derrotarlo, tanto a nivel de vacunas como de fármacos que brinden la cura definitiva.

Sin embargo, un estudio publicado en la revista Nature ofrece una nueva perspectiva. Resulta que un pequeño grupo de personas infectadas con VIH tiende a desarrollar unos anticuerpos llamados "neutralizantes", los cuales tienen dos funciones importantes. La primera: neutralizan los efectos del virus. La segunda: van al ritmo del virus. Es decir, lo "corretean" y lo atacan a medida que va mutando. La idea, según los investigadores, es que el estudio de estos anticuerpos permita el desarrollo de una vacuna en el futuro.

"Lo único concreto es el tratamiento con antirretrovirales, los cuales disminuyen la reproducción del virus en la sangre de la persona ya infectada", señala James Gutiérrez, infectólogo de la clínica Javier Prado. "Sería fabuloso que los científicos que están estudiando los anticuerpos neutralizantes logren grandes avances en cuanto a vacunas, pero me parece que tomará años", apunta.