Autopista Pisco-Ica… ¡el clamor de medio Perú! | Perú21
Autopista Pisco-Ica… ¡el clamor de medio Perú! | Perú21

Por Fernando Cillóniz

¿Cómo es posible que, siendo la Costa Sur la región más competitiva del país, no tengamos una buena autopista entre Lima y Tacna? Me refiero a una carretera de doble vía que facilite el transporte de carga y pasajeros. ¿Acaso el tráfico existente no justifica una concesión privada cuya inversión sería recuperada a través del cobro de peajes?

Bueno pues. Eso que parece obvio para el común de la población, no lo es para ciertos funcionarios públicos. Obviamente lo van a negar. Ellos siempre se pronuncian en favor de las inversiones en obras de infraestructura. Pero la realidad los contradice. Las inversiones en infraestructura están muy trabadas a nivel nacional. Incluso las inversiones en la reconstrucción de la infraestructura dañada por El Niño costero de 2017.

Veamos el caso del tramo Pisco–Ica de la Red Vial 6, el cual está paralizado desde hace cuatro años. El hecho es que el Estado –en este caso el Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público… alias Ositran– no es capaz de otorgar los permisos que le permita a la concesionaria ejecutar la obra.

Todos los años, el Gobierno Central anuncia la terminación de la construcción de dicho tramo. Pero nada. Pasan los días, meses y años… y nada. “El próximo año llegará la autopista a Ica”, anuncian entre aplausos presidentes y ministros. El problema es que en ese plan estamos desde 2015. Y Ositran no da el pase.

¿Sabrán los funcionarios de dicho organismo que –en horas punta– pasar Ica se ha vuelto un infierno? ¡Y que por ahí transita medio Perú! Es decir, todos los que van y vienen desde el sur del país. Me refiero a los que van y vienen de Arequipa, Moquegua, Tacna, Puno, Cusco, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica y Madre de Dios. Es evidente que la burocracia de Ositran no siente –en carne propia– la magnitud del problema.

Y ni mencionar el desinterés respecto a las iniciativas en torno a los accesos al aeropuerto y puerto de Pisco. A la vía de evitamiento de Ica. Y a la doble vía Ica–Desvío Quilca en Arequipa.

El Sistema de Inversión Pública NO funciona. Aunque parezca mentira, Ositran ha devenido en una gran traba para la construcción y mejoramiento de carreteras en nuestro país.

¡Indolencia, indiferencia, inoperancia… no sé! Pero lo que sí sé es que por Ositran, medio Perú está perdiendo mucho tiempo… ¡por las puras! ¡Cuántos accidentes se hubieran podido evitar! ¡Cuántos millones perdemos en nombre de Ositran!

¡Hasta cuándo tendremos que vivir el martirio del tráfico de Ica!

TAGS RELACIONADOS