notitle
notitle

felipearizmendi@gmail.com

Acabo de regresar de Nueva York con un pedido de los inversionistas en el Perú: "Incrementen dramáticamente las inversiones públicas y privadas en infraestructura. Están en el momento preciso para recuperar competitividad". Coincido plenamente. Si queremos potenciar nuestra oferta turística, nuestros aeropuertos son pequeños e insuficientes. Si queremos exportar más, tenemos que ampliar nuestros puertos, carreteras y líneas ferroviarias. El tráfico colapsa con millones de horas de trabajo perdidas. Si deseamos profundizar los servicios financieros, nuestros sistemas de comunicaciones son de los más atrasados en el mundo. Y podría seguir. Nuestro Perú puede aumentar las inversiones en infraestructura en no menos de US$5 mil millones por año por los próximos 10 años. Ello permitiría incrementar casi en 2% el PBI anual en el corto plazo y permitir que el PBI potencial sitúe la capacidad de crecer al 7% anual. Tomemos todas las decisiones necesarias para hacerlo ya.