VA CEDIENDO. Assad está dispuesto a dialogar con los rebeldes siempre y cuando depongan las armas. (EFE)
VA CEDIENDO. Assad está dispuesto a dialogar con los rebeldes siempre y cuando depongan las armas. (EFE)

DAMASCO/ROMA (Agencias).– El presidente sirio, Bashar al Assad, afirmó que dejaría la jefatura de Estado si ello contribuyera a mejorar la situación en el país, pero aseguró que no piensa hacerlo en medio del actual conflicto armado.

"Si abandonar mi cargo contribuyera a mejorar la situación, no tendría reparos, pero ahora debo seguir en mi puesto", dijo Al Assad en una entrevista concedida al canal italiano Rainews24.

"En medio de una tempestad no se abandona la nave; mi misión es llevar la nave al puerto, no abandonarla", argumentó Al Assad.

El líder sirio insistió en que no fue su Ejército, sino la oposición armada la que empleó armas químicas contra civiles el pasado 21 de agosto, en un ataque que habría costado la vida casi 1,500 personas.

También confirmó la disposición de poner su arsenal químico bajo control internacional, como exige la ONU.

"Por supuesto, vamos a respetar (la resolución) y nuestra historia demuestra que siempre hemos respetado nuestra firma en todos los tratados que hemos suscrito", apuntó Assad, que dará ayuda y protección a los 20 expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que llegarán mañana a Damasco procedentes de La Haya.

De otro lado, al menos 16 personas, en su mayoría estudiantes, murieron ayer en un ataque aéreo que alcanzó una escuela de secundaria en la ciudad de Raqqa, en Siria, bajo control de los rebeldes, dijeron activistas.

SABÍA QUE

- Los inspectores de la OPAQ tienen 30 días para revisar las instalaciones de los 45 almacenes que tienen armas químicas según la información dada por Damasco.

- La resolución de la ONU obliga al régimen de Assad a destruir su arsenal químico –más de 1,000 toneladas– antes de mediados del 2014.