Luego de 6 meses dio la cara. (AP)
Luego de 6 meses dio la cara. (AP)

DAMASCO (DPA).– En su primer discurso público desde junio de 2012, el presidente sirio, Bashar al Assad, excluyó de una hipotética solución política a los rebeldes que intentan derrocar su régimen, a los que calificó de "terroristas" y "marionetas de Occidente".

Para Al Assad, los rebeldes que se enfrentan a sus tropas son "terroristas" y "criminales" que albergan la ideología extremista de Al Qaeda.

El mandatario sirio acusó además a potencias extranjeras de estar apoyando a los rebeldes, a quienes calificó de "marionetas de Occidente".

Al Assad agradeció el apoyo de los gobiernos de Rusia, China e Irán por rechazar una intervención extranjera.

La guerra civil en Siria ha dejado más de 60 mil muertos en 21 meses y 170 mil personas han huido del país.