notitle
notitle

Adolfo Guevara,Opina.21aguevara@peru21.com

La persona afectada muestra dificultades en la interacción social y en la comunicación. Para la persona que observamos, era muy leve su trastorno. A pesar de que hasta el momento no se sabe a ciencia cierta qué produce el trastorno, se sospecha que la teoría de que existe una baja conectividad a nivel de toda la masa encefálica es la que más se acepta. Dicha teoría hipotetiza que la conectividad entre las neuronas de alta función no funciona correctamente. La baja conectividad sería la causal de dicho trastorno. Al ser un trastorno generalizado del desarrollo, presenta un conjunto de síntomas relacionados y no solo un síntoma. Los portadores de dicho síndrome tienen un deterioro cualitativo en la interacción social que se caracteriza por egocentrismo, muy poca preocupación por los demás, falta de conciencia del punto de vista de los otros, falta de empatía y poca sensibilidad hacia los demás. No saben demostrar cuánto les interesa una persona. Relaciones sociales muy limitadas, en los niños y adolescentes torpe interacción entre sus compañeros e ingenuidad. Intereses restringidos y repetitivos que persiguen obsesivamente, pero en soledad. Individuos con el síndrome se convierten en personas excéntricas cuya vida se caracteriza por tener una rutina rígida y sistemática. No soportan el menor cambio y, de producirse, les genera una angustia desmedida. Tienen un lenguaje formal, pomposo o pedante, con dificultad para captar un significado que no sea literal, problemas de comunicación con los demás, poca preocupación por las respuestas del otro, falta de comunicación no verbal, impasividad y evitan mirar a los ojos del interlocutor. Se piensa que existe un patrón genético por las similitudes que encontró Hans Asperger entre padres e hijos portadores del síndrome, pero no está demostrado. Lo importante de este cuadro es detectarlo ya que, por la amplia variedad de grados, es difícil su detección y hemos notado que tienen un coeficiente intelectual normal o superior. Se menciona entre enfermos ilustres a Albert Einstein.