Polémico publicista brasileño regresará al Perú, esta vez para apoyar la campaña por el No a la revocatoria. (R. Cornejo)
Polémico publicista brasileño regresará al Perú, esta vez para apoyar la campaña por el No a la revocatoria. (R. Cornejo)

Era un secreto a voces que finalmente se confirmó: el polémico asesor brasileño Luis Favre trabajará ahora para la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, a quien tratará de salvar de la revocatoria para evitar que pierda el sillón municipal en la consulta popular convocada por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para el 17 de marzo próximo.

Fue la propia Anel Townsend, coordinadora del Comité Ciudadano por el No, quien admitió públicamente que la contratación de Favre se concretaría en breve. "Ha habido conversaciones con diversas personas especializadas en este tipo de asesorías (…) Favre es una de las personas con las que se ha conversado. Salomón Lerner lo ha propuesto como un experto idóneo, y este tema, a nivel formal, podría concretarse en los próximos días", reveló en el programa Abre los ojos.

Lo que no pudo señalar con precisión es cuánto cobrará y con qué recursos se le pagará al asesor, cuyo nombre verdadero es Felipe Belisario Wermus, quien trabajó con Ollanta Humala tanto en la campaña presidencial como en los primeros meses de su gobierno.

"En este momento no te podría decir (cuánto va a cobrar) porque nadie lo ha contratado todavía. En el momento en que lo contraten… Todavía no se ha llegado a un contrato directo, así que no podemos decir cuánto le van a pagar", titubeó la exparlamentaria, quien lo único que aseguró es que se le pagará con recursos privados. También admitió que Lerner Ghitis es uno de los que colabora en la campaña y ayuda en la recaudación de fondos.

Lo cierto es que, en el Perú, el pago al polémico asesor siempre ha sido un misterio. Según los reportes de gastos de campaña que Gana Perú presentó en 2011, la empresa del brasileño, FX Comunicacao Global LTDA, cobró 415 mil soles. De ese monto, 360 mil 100 soles aparecen en el informe del 28 de mayo al 5 de junio de 2011, y 55 mil 400, del 1 de febrero al 31 de marzo de ese mismo año.

Iniciado el gobierno de Ollanta Humala, se supo que Favre trabajaba en la sombra, pero nadie sabía con exactitud cuánto cobraba. El entonces premier Salomón Lerner aseguró que el dinero no salía del Ejecutivo, sino de Gana Perú. El presidente ratificó eso y agregó que el asesor ganaba "quince mil o veinte mi soles".

Dijo que no conocía la cifra exacta, pero que la daría después. Nunca la dio. Lo curioso es que ni el vocero de la bancada oficialista en ese tiempo, Fredy Otárola, sabía si los recursos del Partido Nacionalista se destinaban al pago del publicista en cuestión.

FACTOR ODEBRECHTEl asunto es que toda esta nebulosa alimenta una serie de suspicacias, como el hecho de que la alcaldesa capitalina podría haber optado por contratar a Luis Favre para defender los contratos con las empresas brasileñas Odebrecht y OAS, a las que la Municipalidad de Lima adjudicó proyectos por US$500 millones y US$700 millones, respectivamente.

Cabe recordar que Favre asesoró al Partido de los Trabajadores de Brasil y, concretamente, apoyó la candidatura de Luis Inácio Lula da Silva, quien no dudó –involucrando incluso a su Cancillería– en defender a Odebrecht en un conflicto que tuvo en Ecuador.

Además, el publicista fue socio de Vladimir Garreta, quien –según varias publicaciones– está involucrado en varias denuncias por corrupción en Brasil y ha mantenido relaciones comerciales con la compañía Odebrecht.

TENGA EN CUENTA

– Hace varias semanas, Luis Favre inició, vía Twitter, una campaña a favor de la alcaldesa Susana Villarán.

– Carlos Tapia salió del Ejecutivo denunciando el excesivo poder que Favre tenía en el Gobierno. Luego, ambos tuvieron fuertes intercambios verbales en las redes sociales.

– Durante casi todo el 2011, el asesor brasileño, según su reporte migratorio, entraba al país como turista o para hacer negocios. Recién en noviembre obtuvo una visa de trabajo.

– En abril de este año, el expremier Lerner demandó la salida de Favre del Ejecutivo señalando que el presidente Humala no requería de asesores extranjeros. Lo curioso es que, ahora, es él quien lo ha propuesto como asesor de Villarán.