ASESINO. Henry Jiménez habría actuado en defensa de su hija. (USI)
ASESINO. Henry Jiménez habría actuado en defensa de su hija. (USI)

Parricidio en Arequipa. Un hijo le quitó la vida a su padre de una certera estocada en el corazón con una tijera, luego de que se enterara de que este había ultrajado a su hija y a sus sobrinas, de 6, 8 y 3 años, respectivamente. El hecho ocurrió la noche del lunes en una vivienda ubicada en el sector de Francisco Bolognesi –en el distrito de Cayma–, lugar al que llegó Henry Jiménez Añasco (36) para reclamarle por el hecho a su progenitor, Francisco Jiménez Cáceres (66), a quien terminó matando.

Según narró la esposa de Jiménez Añasco –quien solo se identificó como Gaby–, ella y su cuñada se enteraron la mañana del lunes –por confesión de las propias niñas– de que su abuelo las ultrajaba desde hacía bastante tiempo.

"Las tres nos han contado llorando, y con lujo de detalles, cómo su abuelo las violaba y les decía que era algo normal. Incluso hasta les daba propinas para que no contaran nada. Tras la confesión, nosotras estábamos desesperadas y no sabíamos qué hacer y qué hacerle a mi suegro", anotó.

Mientras su cuñada denunciaba el hecho a la Policía, Gaby, en su desesperación, llamó a Jiménez Añasco por teléfono y le contó lo ocurrido, sin percatarse de que él estaba ebrio. Cegado por la furia, el taxista llegó a su vivienda y atacó a su padre a golpes; después cogió una tijera y le infirió dos profundos cortes: en el estómago y en el corazón, para luego fugar raudamente con rumbo desconocido.

Las mujeres trasladaron inmediatamente a Francisco Jiménez al hospital de Essalud, pero fue demasiado tarde pues, por la gravedad de las heridas, el hombre murió cinco horas después. Su hijo acudió al hospital para conocer el estado de salud de su padre y fue detenido por efectivos de la comisaría de Acequia Alta.

DATOS

- Las madres de las menores realizaron un examen médico particular a las niñas, de 6 y 8 años, y corroboraron la violación.

- El detenido fue puesto a disposición de la Fiscalía Penal Corporativa, a cargo de Anaís Díaz Roca.