VÍCTIMA. Cadáver fue trasladado a la morgue de provincia piurana. (Cinthia Cherres)
VÍCTIMA. Cadáver fue trasladado a la morgue de provincia piurana. (Cinthia Cherres)

Un nuevo caso de feminicidio remeció ayer el norte del país a pocas horas de celebrarse el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En la provincia de Paita, un vigilante asesinó de tres puñaladas a su esposa delante de sus hijos –de 4, 11 y 12 años–, debido a que esta decidió terminar con su matrimonio por sus constantes agresiones. Tras cometer el horrendo crimen, el sujeto se suicidó asestándose siete cuchillazos.

El hecho se produjo la mañana de ayer en el asentamiento humano Las Mercedes, cuando Rodolfo Cruz Mogollón (43) regresó a su vivienda luego de trabajar. Allí inició una acalorada discusión con su pareja, Marlene Morales Guerrero (38), porque esta quería acabar la relación.

Fue en ese momento que el homicida tomó un cuchillo de cocina y le infligió una primera puñalada en el abdomen a su mujer ante la presencia de sus pequeños hijos.

Posteriormente, Rodolfo arrastró hasta su dormitorio a su pareja, donde continúo acuchillándola hasta matarla. Segundos después, se suicidó con la misma arma blanca.

Cabe señalar que este es el quinto caso de feminicidio que se da en la región en lo que va del año. Así lo informó el Centro de Emergencia Mujer, entidad que ha reportado 1,687 casos de violencia contra la mujer a nivel regional en 2013.

TENGA EN CUENTA

- Marlene se desempeñaba como auxiliar de la Institución Educativa Bethel, mientras que Rodolfo trabajaba como vigilante en la empresa 'Solmar'.

- Familiares de la mujer revelaron que su pareja sufría de celos enfermizos.