notitle
notitle

arielsegal@hotmail.com

El hombre declarado persona non grata (no bienvenido) por el Parlamento de Venezuela fue condecorado en 1986 con la Orden José Martí, a manos del mismísimo Fidel Castro, y fue quien condujo por primera vez al poder al Partido Socialista Obrero Español, en 1982, consolidándolo como uno de los partidos de izquierda más progresistas del mundo durante sus tres gestiones como presidente de Gobierno, hasta 1990. Sin embargo, ahora Felipe González es acusado por el régimen castrochavista de ser "fascista, imperialista, hombre vinculado al narcotráfico", y una serie de epítetos, de los cuales el más moderado es el de "injerencia" por su intento de defender a Leopoldo López y al alcalde Antonio Ledezma, quienes junto con otros presos políticos, entre ellos estudiantes, han sido privados de su libertad y sometidos a torturas físicas y psicológicas.

Los funcionarios de los Castro y del chavismo olvidan que González fue muy criticado por varios demócratas de España y del mundo por haber mantenido cercanía con Fidel en los peores tiempos de la Cuba postsoviética y antes de que La Habana recibiera mil barriles de petróleo por día, reducidos este año por la crisis a "solo" 55 mil barriles diarios. Por eso Cuba controla los servicios de documentación de Venezuela, sus servicios policiales y espionaje e, incluso, a las milicias chavistas violentas a través de miembros de su Comité de Defensa de la Revolución Cubana, 30 mil en el 2007, según su dirigente hasta el 2011, Juan José Rabilero.

El domingo y lunes pasado, Felipe González fue impedido de reunirse con López porque Venezuela ¿no acepta injerencias? Non grato, es el estado que regala la soberanía, el patrimonio y la paz social de un país.