notitle
notitle

Había un lugar en el que habitantes de un territorio se enfrentaron contra los de otro fronterizo y los cuerpos de seguridad de ambos bandos intervinieron violentamente en el conflicto.

…en el que un fallo de un organismo de Derechos Humanos indignó a la mayoría de su sociedad, que considera héroes a sus brigadas especiales de acción militar y a su ejército que aún batalla contra grupos considerados, casi por consenso, como terroristas, dado que sus ataques están dirigidos, especialmente, a población civil y sus doctrinas niegan la existencia del Estado al cual combaten. Por eso, lo que llamamos "opinión pública" concuerda, mayoritariamente, en cerrar filas a cualquier presión internacional y ONG que, selectivamente, protegen los DD.HH. de los subversivos pero no de los encargados de la seguridad nacional.

….que confrontó un problema de límites con un país vecino con el cual hay muchos reclamos históricos en una corte internacional.

¿Hablamos de Perú por la lucha entre vecinos de las municipalidades de San Isidro y Magdalena; por la decisión de la Corte IDH sobre los eventos del rescate de los rehenes en la embajada de Japón en 1997 y por el diferendo marítimo con Chile en la Corte de La Haya, o por ejemplo, de Israel, por su conflicto fronterizo con los palestinos (en el que ambos tienen razón y por eso el asunto es complicado); por su confrontación con terroristas de Hamas, Hezbollah –apoyados por el régimen iraní que amenaza con su destrucción– y ahora con presencia de filiales de Al Qaeda y el Estado Islámico en Gaza? ¿O podría ser Afganistán, u otros?

¿Se entiende por qué es saludable la modestia al opinar sobre conflictos cuyos contextos apenas se conocen?