notitle
notitle

arielsegal@hotmail.com

El papa Francisco criticó a Rafael Correa, Evo Morales y otros autócratas latinoamericanos, al referirse a quienes gobiernan con personalismo y liderazgos únicos, pues "la unión que dijo Jesús no es uniformidad, porque ese es más cercano a las dictaduras", dijo. Pareciera que en Bolivia el "crucifijo comunista" que le regaló Evo lo enmudeció, pero retomó el tema al llegar a Paraguay, cuando cuestionó las ideologías que "terminan mal, no sirven y tienen una relación incompleta, enferma o mala con el pueblo".

El Papa dejó contentos y descontentos a todos por sus feroces críticas tanto al capitalismo neoliberal como a los populismos que se aprovechan de la ignorancia de quienes tienen menos acceso a la educación.

En Venezuela se prepara el fraude para las elecciones parlamentarias de diciembre de este año: el gobierno solo quiere invitar a observadores de serviles amigos de Unasur, pero no de la Organización de Estados Americanos, la Unión Europea, etc.; dejan fuera de la inscripción a casi un millón y medio de nuevos votantes; inhabilitan a candidatos de oposición; improvisan nuevas reglas de juego electoral, requisitos complicados para usar las máquinas electrónicas que asustan a los empleados públicos porque sienten que el voto no es secreto, etc. Según las encuestas, sin fraude, la oposición duplicaría los votos del chavismo.

El nuevo ministro de Finanzas griego, Euclides Tsakalotos, tendrá que aplicar la sabiduría matemática de su antecesor Euclides de Alejandría y "sacarse el loto" (la lotería), para lograr que el gobierno no se desplome tras las promesas de Alexis Tsipras con el referéndum vs. el acuerdo posterior de seguir pagando deuda y mantener políticas de austeridad que conforman un "teorema" contradictorio.