notitle
notitle

arielsegal@hotmail.com

El debate del Partido Republicano de EE.UU. mostró las dificultades que tendrán sus candidatos para, de obtener la postulación, presidir a ese complejo país.

- El candidato antisistema, populista y ególatra, que tiene posturas extremistas con respecto a una importante minoría: Donald Trump.

- Uno de los que tienen mejor récord en gestión pública –como gobernador de Florida– pero no mostró carisma y tiene un apellido problemático: Jeb Bush.

-Quien más podría captar simpatía entre independientes y demócratas en elecciones generales, pero no entre los republicanos más conservadores: el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie.

- El talentoso ex gobernador de Arkansas, cuyas posturas contra el aborto y el matrimonio gay chocan con las tendencias cada vez más tolerantes de la opinión pública: Mike Huckabee.

- El gobernador de Wisconsin, hijo de un pastor protestante, que tiene el mismo problema de Huckabee: Scott Walker.

- Un senador cuya madre es cubana exiliada y se opone a la amnistía a inmigrantes ilegales que viven por años en el país, con lo que echa por la borda la ventaja de su origen hispano: Ted Cruz.

- Otro senador de origen cubano que hizo un buen debate pero no logra ilusionar a los votantes: Marco Rubio.

- Un senador muy conservador pero su visión sobre el rol de EE.UU. en el mundo lo hace parecer más un candidato demócrata: Rand Paul.

-El gobernador de Ohio, quien a pesar de ser muy conservador, en el debate contestó con mucha tolerancia ante la difícil pregunta de qué haría si una de sus hijas le dijera que es lesbiana. En ese momento antepuso el amor paternal a cualquier prejuicio: John Kasich.

- Un neurocirujano, psicólogo, escritor, con mucho sentido del humor y común, pero lamentablemente le falta experiencia política. El único afroamericano postulando y posible sorpresa: el Dr. Ben Carson.

De todo hay en la viña del partido de los creyentes del Señor.